Pakistán
Un helicóptero que formaba parte de la comitiva de Musharraf se estrelló ayer cerca de Muzaffarabad (Reuters) Reuters

Al menos 150 combatientes talibanes y 45 miembros de las fuerzas de seguridad han muerto en tres días de combates en el cinturón tribal de Pakistán, cerca de la frontera con Afganistán, informó hoy el portavoz del Ejército paquistaní, Waheed Arshad.

Los enfrentamientos comenzaron el pasado sábado en el distrito de Miran Shah, en la convulsa región de Waziristan del Norte, cuando un grupo de milicianos atacó un convoy militar en la zona de Mirali, donde el Ejército paquistaní perdió a diez hombres.

Los combates comenzaron el sábado tras un ataque a un convoy militar
Posteriormente las tropas gubernamentales lanzaron una operación contra los integristas que hasta el momento ha causado 150 muertos y 50 heridos entre los supuestos pro talibanes y 45 fallecidos y 20 heridos entre las fuerzas de seguridad, según Arshad.

Por otra parte, el portavoz castrense informó de que se ha logrado contactar con la mayoría de los 50 soldados que ayer habían sido dados por desaparecidos en la zona de Mirali y precisó que se encuentran bien y que sólo trece de ellos continúan desaparecidos.

La región paquistaní de Waziristán del Norte es, junto a la vecina Waziristán del Sur, escenario de ataques cotidianos contra el Ejército desde la operación militar lanzada contra la Mezquita Roja de Islamabad en julio pasado, que causó más de un centenar de muertos y provocó las iras de los sectores radicales.

Los enfrentamientos de estos días son los más duros en la región desde aquel asalto y el Ejército paquistaní ha empleado artillería contra los refugios de los milicianos pro talibanes.

Tras la operación contra la mezquita, Pakistán ha sufrido una ola de atentados, mientras el Gobierno del general Pervez Musharraf, que el sábado fue reelegido para un nuevo mandato presidencial -pendiente de un recurso judicial- se ha convertido en objetivo declarado de Al Qaeda.