El Consejo Audiovisual de Andalucía (CAA) avala la emisión de corridas de toros en horario de protección infantil, «en la medida que la legislación ampara la presencia de menores como espectadores, su posibilidad de participar en la lidia a los 16 años y la retransmisión televisiva de corridas en cualquier franja horaria». Eso sí, sugiere que se señalice que las imágenes pueden herir la sensibilidad de algunos espectadores. Es más, el CAA apunta que desde la década de 1950, en que comienzan a retransmitirse las corridas, hasta hoy «no existe ninguna evidencia de que haya generado efecto nocivo alguno entre los menores». Este órgano recibió entre el 12 y el 25 junio de 2007 un total de 33 quejas al respecto firmadas por particulares.