Pescaíto por la cara en Torremolinos

A las gambas regaladas no se les mira el bigote.
Los dueños de los chiringuitos tiraron la casa por la ventana. Regalaron kilos y kilos de pescaíto y centenares de litros de bebida. Algo así no ocurre todos los días, y es mejor saborearlo poco a poco, con mesura.
Los dueños de los chiringuitos tiraron la casa por la ventana. Regalaron kilos y kilos de pescaíto y centenares de litros de bebida. Algo así no ocurre todos los días, y es mejor saborearlo poco a poco, con mesura.
Martín Mesa
Eso debieron pensar las más de 40.000 personas que ayer se disputaban los platos de mariscos, boquerones, mejillones, sardinas... en La Carihuela. Y todo por la cara; porque era el Día del Pescaíto en Torremolinos. Como cada junio desde hace 18 años, llegó hasta el municipio gente de todas partes para saborear la gastronomía de la zona.
 
Estaban los turistas de siempre, otros que acaban de llegar para bañarse de sol, los malagueños de toda la vida y andaluces venidos en autobuses desde Granada, Sevilla, Córdoba y Jaén; también se atrevieron los del norte. Dice el alcalde del municipio, Pedro Fernández Montes, que la Delegación de Turismo no paró de recibir llamadas de lugares de toda España en los días previos a la fiesta. Querían saber «por dónde se llega a La Carihuela», los accesos al barrio.
 
Todo este desmadre, para hacer más internacional aún Torremolinos. Los comerciantes tiraron la casa por la ventana y regalaron 15.000 kilos de pescaíto y litros y litros de bebida. No faltó el sin par sonido del flamenco.
 
De toda España. El Ayuntamiento no paró de recibir llamadas: «¿Por dónde se llega  a La Carihuela?»
Mostrar comentarios

Códigos Descuento