Un joven de Morón desobedeció a los agentes. Por ello, ha tenido que pintar, colocar señales de tráfico y ayudar a los agentes en el dispositivo de las fiestas. No será el único en el pueblo que pague su falta. El Ayuntamiento quiere que los jóvenes infractores, en lugar de cumplir una pena, puedan pagarla con trabajos de la comunidad.