Son personas que nacieron a miles de kilómetros del Mediterráneo, pero que, al elegir la Comunitat como lugar de residencia, se han convertido en los nuevos valencianos.

Británicos, rumanos, marroquíes y ecuatorianos son, por este orden, los más numerosos a día de hoy.

La principal novedad en la radiografía de los valencianos este 9 d’Octubre es el peso ganado por la comunidad rumana en Castellón y Valencia (donde ya son los más numerosos). Sus 95.000 residentes (el 13% del total de inmigrantes de la Comunitat) ya superan a marroquíes (7,7%) y ecuatorianos (7%).

En total, el 15% de la población de la Comunitat es de origen extranjero (727.080 personas) y más de 900.000 de otras autonomías, según los últimos datos que posee la Conselleria de Inmigración y Ciudadanía. Pero en primer lugar siguen destacando los británicos, con 120.000 personas (la mayoría jubilados, un 16,6%) radicadas en el sur de Alicante.

El 15% de la población de la Comunitat de Valencia es de origen extranjero (727.080)

Los atrae el buen tiempo que hace todo el año y la posibilidad de invertir sus ahorros en chalés unifamiliares.

Otros grupos, como los chinos, apenas representan el 1,7% de extranjeros (hay 12.500 apuntados al padrón). De otro lado, los rumanos son ya el 48% de los foráneos que viven en Castellón, mientras que en Valencia están casi empatados (12%) con los ecuatorianos (11%).

Seguirán viniendo más hasta 2030

La población de la Comunitat seguirá recibiendo extranjeros, al menos hasta el año 2030, según los datos de la Oficina Europea de Estadística (Eurostat). Según su último anuario, la llegada de inmigrantes y residentes europeos disparó el número de habitantes de la Comunitat entre 2000 y 2004 en un 12%, hasta los casi 5 millones que hay en la actualidad.

Este fenómeno no sólo ha equilibrado la balanza demográfica (diferencia entre nacimientos y defunciones), sino que ha elevado el número de bebés nacidos aquí.

Los nuevos valencianos opinan

Barry & Wendy Clement. Turistas, 61 años, Alicante.

«Hemos llegado hace una semana desde Portsmouth (Reino Unido) para hacer turismo. Nos encanta tanto esta ciudad, que tenemos pensado en un futuro comprarnos una casa aquí y quedarnos a vivir. Tenemos muchos amigos aquí».

Gabriel Enache (Rumanía). Transportista, 40 años, Valencia.

«Vine a visitar a una amiga hace siete años y no pensaba quedarme. Me gustó Valencia por su tranquilidad, aunque ha crecido bastante, y los valencianos son acogedores. No creo que vuelva a mi país, porque sería difícil adaptarme de nuevo».