Un peón forestal de 37 años murió en la mañana de ayer en la localidad guipuzcoana de Eibar al caerle un pino encima. Según Osalan, la víctima pertenecía a la empresa Hermanos Vera y se encontraba talando el árbol junto a un compañero, en un monte cercano al barrio de Txonta,  sin que ambos guardaran la correspondiente distancia de seguridad. Sin embargo, CC OO lamenta que en el sector agroforestal los trabajadores no reciben formación ni prevención en riesgos laborales. Con este último operario fallecido son ya 47 las víctimas mortales en el trabajo en lo que llevamos de año en Euskadi.