El lehendakari, durante su visita a Santiago de Chile, sin referirse explícitamente a la consulta y al referéndum, optó por la metáfora y declaró que Euskadi busca «su lugar en el mundo» y que el pueblo vasco «nunca acompañará a quienes le nieguen su cultura, su lengua y su lugar en el mundo».

Y seguidamente planteó una duda, respondida por él mismo, a quienes le escuchaban en la inauguración del foro de Biarritz Diálogos Europa América Latina: «Ustedes tampoco acompañarían a alguien que les negara su cultura».

Defendió la cohesión entre Europa y América Latina y, en este sentido, alertó de que el proceso actual de globalización debe ir en paralelo con la universalización pero sin caer nunca en la uniformización.