La obesidad infantil se ha triplicado en el País Vasco en los últimos 15 años y afecta ya al 12,5% de los niños de entre 6 y 12 años. «El aumento de la obesidad es alarmante; por eso intentamos trasladar un mensaje de alerta tanto a niños como a padres», señaló Marta Areizaga, directora de responsabilidad social de la Fundación Eroski, en la presentación de la campaña Prevención de la Obesidad Infantil, ayer en Bilbao.  La campaña se basará en dos líneas de actuación: la corrección de los hábitos alimenticios y la promoción de la actividad física.  Se tratará además de hacer atractivos productos que generalmente son rechazados por muchos de los niños, como la fruta o las verduras.