El japonés Masahiko Ochiai, uno de los cardiólogos más renombrados del mundo, ha llevado a cabo tres intervenciones en el hospital de Galdakao a enfermos con lesiones coronarias graves. Su tasa de éxito es del 90%, frente al 50% de otros hospitales.