No hubo acuerdo sobre la abstención de su presidenta y vicepresidente. El portavoz del PSOE en el Congreso, Diego López Garrido, aseguró ayer que el Gobierno «debe» recusar a dos magistrados conservadores del Tribunal Constitucional, Roberto García-Calvo y Jorge Rodríguez-Zapata, si estima que existen bases legales para hacerlo.

López Garrido se expresó así en el mismo día en el que el pleno del Constitucional volvió a reunirse, sin alcanzar ningún acuerdo, para estudiar la abstención de la presidenta y del vicepresidente de este órgano, María Emilia Casas y Vicente Jiménez, respectivamente, en el recurso del PP contra su continuidad en el cargo.

En su última reunión para discutir esta cuestión, el pasado 27 de septiembre, los magistrados rechazaron un borrador de auto redactado por el progresista Pablo Pérez Tremps en el que se acordaba no admitir las abstenciones de Casas y de Jiménez, de modo que éstos pudieran participar en la deliberación del recurso.