El grupo socialista resolvió ayer una de las situaciones más comprometidas en las que se encontraba el Gobierno de Zapatero al desbloquear la tramitación parlamentaria de la Ley de Memoria Histórica. Tras varios meses de tortuosas negociaciones, el portavoz socialista, Diego López Garrido, anunció un acercamiento de posturas con CiU, PNV, IU-ICV y el Grupo Mixto en torno a las bases fundamentales de una de las leyes estrella de esta legislatura.

Este principio de acuerdo, recordaban ayer fuentes parlamentarias, permiten convocar para mañana la ponencia parlamentaria que estudiará las enmiendas presentadas a esta ley. Es decir, que permitirán abrir su tramitación en el Congreso.

Es una aproximación

El portavoz de CiU, Josep Antoni Durán i Lleida, sin embargo, matizó que a pesar de la aproximación de su grupo a las posturas socialistas, ésta no implica que exista un acuerdo en torno a los contenidos de la ley.

Mientras, los partidos que más se oponen a esta iniciativa legislativa (PP y ERC) siguieron ayer enrocados en su postura. Tras conocer la noticia del desbloqueo de la norma, el secretario general del PP, Ángel Acebes, indicó que la Ley de la Memoria Histórica es la de la división y acusó al presidente Zapatero de culminar su «ataque a todo lo que representa la transición».

Por su parte, el portavoz parlamentario de ERC, Joan Tardà, aseguró que se trata de «una ley de punto final» encubierta para «dejar impunes los crímenes del franquismo», por lo que su partido la recurrirá «ante los tribunales internacionales».

Cuatro bases del desbloqueo

Tribunales franquistas: Aunque no se anulan las sentencias de los tribunales franquistas, el acuerdo prevé declararlos ilegítimos. Así, se deja la puerta abierta a la revisión de los procesos en las instancias judiciales.

Condena explícita: La exposición de motivos de la futura Ley de Memoria Histórica incluirá una referencia explícita de condena al régimen franquista similar a la del Consejo de Europa de 2006 en la que se denunciaron y condenaron sus violaciones de los derechos humanos.

Exhumaciones: Otra de las claves del consenso es el del papel del Estado en el apoyo a los familiares de represaliados en la Guerra Civil y el Franquismo. Así, quienes quieren exhumar a sus familiares, contarán con la ayuda técnica y económica estatal.

Defensa democrática: El texto recogerá un reconocimiento a la defensa de los valores democráticos de asociaciones como la Unión Militar Democrática (UMD).