Policía india
Un furgón de la policía india en Nueva Delhi. EFE

Según informa la prensa india, una niña de cuatro años fue secuestrada y posteriormente asesinada en un supuesto ritual de magia negra en el que se realizó una ofrenda a una divinidad para que ayudara a recuperar un teléfono móvil que había perdido uno de los oficiantes, de la región india de Assam.

La pequeña había desaparecido el 24 de octubre y el cadáver fue encontrado cerca de su casa, en la localidad de Ratanpur, en el distrito de Charaideo, decapitado y con las manos y los brazos cercenados.

La policía india sospecha de cuatro personas, dos de las cuales ya habrían sido detenidas y la tesis de la investigación es que uno de los acusados contrató a un brujo para que le ayudara a encontrar un teléfono móvil que había perdido su hija. Uno de los fugados es el hechicero al que se acusa de celebrar el sacrificio. 

"Hemos sabido que un brujo había llegado al pueblo para recuperar el teléfono móvil perdido", dijo la policía local a la prensa india. "Pero en el momento en que recibimos la denuncia de la familia de la niña por la desaparición, los sospechosos oya habían huído", decían las autoridades sobre los dos huídos a los que van a "atrapar pronto".

La macabra y criminal ofrenda se llevó a cabo en la casa del hombre que contrató los servicios del brujo, que está detenido. Los restos mortales de la pequeña están a la espera de que se les practique la autopsia.