Las tarifas vigentes de la Inspección Técnica de Vehículos (ITV) se reducirán, desde el próximo lunes, un 10% y permanecerán congeladas hasta el 31 de diciembre de 2011, según dijo ayer la Consellería de Vicepresidencia. Se modificará el actual contrato de concesión de este servicio, de modo que desde 2012 las tarifas serán revisadas anualmente para aplicarles un incremento equivalente al IPC menos el 0,5%, para que crezcan siempre por debajo del coste de la vida. El objetivo de esta bajada es adaptar los precios al poder adquisitivo de los gallegos y no desincentivar a los usuarios, ya que un 10% de los vehículos llamados a revisión cada año no lo hacen, según la Xunta. Los cambios también incluirán la ampliación de este servicio a ciclomotores y cuadriciclos ligeros –hasta ahora exentos–, que pasarán este examen desde el 1 de enero de 2009.