La cantante Adele ha confesado los difíciles inicios que tuvo en su faceta como madre y las inseguridades que eso le provocó, en una entrevista concedida a Vanity Fair. "Tuve terribles depresiones posparto y eso me dio miedo", aseguraba, tanto, que llegó a pensar que la de ser madre había sido "la peor decisión" de su vida.

"Estaba obsesionada con mi hijo. Me sentía muy insuficiente", aseguraba la cantante británica, que consiguió superar aquella etapa desoyendo a sus amigos y familiares críticos y dándose tiempo para sí misma. 2Con el tiempo me dije, voy a darme una tarde a la semana, sólo para hacer lo que quiera sin mi bebé", recordaba la cantante.

Pero ser madre también la cambió para bien, según ella misma reconocía, pues la llevó a cuidarse más, por ejemplo, con el alcohol, pues pasó de tomar "mucho" en los inicios de su carrera a unas dos copas de vino a la semana actualmente. "Ahora tengo miedo a muchas cosas, porque no me quiero morir, quiero estar ahí para mi hijo", decía la intérprete, que ya en el pasado manifestó lo mucho que le había impresionado la muerte de Amy Winehouse.

Adele ha reconocido también en muchas ocasiones que sufre miedo escénico, un problema que la llevó a incluso vomitar antes de un concierto, pero eso también está camino de superarse, aunque si por ella fuera dejaría los directos. "Me encantaría seguir haciendo discos, pero no me importaría nada no volver a oír ningún aplauso", confesaba, aunque si sigue dando recitales es por "ver a toda esa gente que me apoya".

La británica también aseguró que el otro lado de la fama es complicado. Adele recordó que cuando saltó a la fama gente de su propia familia y amigos vendían historias y fotos de ella. "Me encanta ser famosa por mis canciones, pero no me gusta estar en el punto de mira", decía, a la vez que aseguraba que "el dinero hace que la gente actúe de forma extraña. Es como si yo llevara todo el maldito dinero encima", se quejaba.

Para ella, el dinero no es algo fundamental, según hacía ver: "Es evidente que tengo cosas buenas, por ejemplo, vivo en una zona más agradable que crecí y ese fue mi objetivo desde que tenía siete años". Pero "soy británica, nosotros no tenemos esa cosa de tener que ganar más y más todo el tiempo", hacía ver.