Amor con final feliz
Jennifer acaricia a Marc en el concierto de Nueva York, este domingo. (EFE)

Se conocieron en 1999,  cuando Marc colaboró en el disco de Jennifer On the 6 con la canción No me ames. Marc Anthony, cuyo verdadero nombre es Marco Antonio Muñiz, cantante de éxito de origen puertorriqueño nacido en Manhattan, acababa de finalizar su relación con la policía neoyorquina Debbie Rosado, madre de su hija Arianna.

Jennifer López, por aquel entonces la actriz latina mejor pagada del mundo, se recuperaba como podía de las heridas que le había producido su divorcio de Ojani Noa y su historia de amor con Puffy Diddy Combs.

Jennifer y Marc vivieron un romance tan breve como intenso. Cada uno siguió su camino y no fue hasta el año 2004 cuando se reencontraron. Entonces se supo que Jennifer era Lola, la mujer misteriosa que aparecía en muchas canciones del cantante antes de casarse con ella. El cinco de junio contrajeron matrimonio en Miami y desde entonces todo lo que tocan se convierte en oro.

Marc ha producido y compuesto los temas del primer disco en castellano de Jennifer. Sólo les falta tener un hijo. Probablemente ya esté en camino. Jennifer ni lo confirma ni lo desmiente, pero su aspecto y los vestidos que usa en escena, nada ceñidos, como el que utilizó en el Madison Square Garden, la delatan.

Con mucho pasado a cuestas

Jennifer, ex de Ojani Noa, probó de nuevo suerte con el matrimonio junto a Cris Judd, pero sólo aguantaron bajo el mismo techo ocho meses. Luego vino Ben Affleck, que perdió literalmente la cabeza por ella y 3,5 millones de dólares, los que se gastó en un anillo de compromiso. Pero no estaban hechos el uno para el otro. A Marc Anthony también le dio tiempo a correr lo suyo: se casó, se descasó, se volvió a casar y se divorció de la misma mujer, Dayanara Torres, madre de sus hijos Ryan y Christian.