Cementerios singulares y parajes aterradores de España

  • El 'cementerio del fin del mundo' se asoma al océano desde Fisterra.
  • Otros camposantos singulares son los de Comillas, Polloe, Bilbao, Avilés, Igualada o el cementerio Inglés de Málaga.
  • Belchite, Zugarramurdi y Preventorio De Aigües De Busot son tres de los muchos parajes aterradores de nuestro país.
Interior del camposanto de Comillas.
Interior del camposanto de Comillas.
WIKIMEDIA/Georges Jansoone

El día de Todos Los Santos, festivo nacional, se ha celebrado tradicionalmente con la visita a los cementerios para dejar flores a los seres queridos. No hay que olvidar que la jornada siguiente, el 2 de noviembre, se celebra el día de los Santos Difuntos y se aprovecha la festividad del día anterior para cumplir con la tradición.

Pero más allá de su función expresa, un cementerio es un hecho arquitectónico de interés cultural. Tanto, que existe el turismo de cementerios, lo que se llama necroturismo. En Europa existe desde hace tiempo una conciencia y uso de este patrimonio funerario. Ejemplos, como los que muestra la web de la Asociación Europea de Cementerios Singulares, son París, Londres, Viena, Praga o Roma.

En España el fenómeno es más reciente. Pero cada vez son más los cementerios que abren las puertas al curioso y al turista y organizan para ello rutas específicas. En España, ya se muestran a los turistas los de San Isidro (Madrid), Montjuic (Barcelona), Valencia (la ruta bautizada como "Museo del silencio") y La Almudena (Madrid).

Camposantos singulares y que merecen una visita son los de Bilbao, Polloe (San Sebastián), Comillas (Santander), el cementerio Inglés de Málaga (que organiza visitas nocturnas) y el de Vilanova i la Geltrú.  En Galicia destaca el conocido como 'cementerio del fin del mundo', que está, claro, en Fisterra. Es obra de César Portela y está formado por 14 cubos de granito proyectados hacia el mar desde el acantilado. El moderno cementerio de Igualada es premio FAD de arquitectura.

En Santander, se encuentra el cementerio de Ciriego. La diversidad de panteones, sepulturas y monumentos que recoge son ejemplo de la riqueza de la producción funeraria, ejecutadas por profesionales con experiencias en construcciones funerarias y modelos iconográficos. El cementerio municipal de La Carriona, en Avilés, es un lugar lleno de esculturas necrológicas y alegorías comparable a un museo al aire libre.

Lugares de España para pasar miedo

Como estos días se trata de pasar miedo muchos querrían pasar la noche en un cementerio; algo improbable y poco recomendable. En su lugar pueden visitar lugares aterradores. Belchite, el Preventorio De Aigües De Busot y Zugarramurdi son tres buenos ejemplos.

Belchite

A pesar de que 'Belchite' significa literalmente bello lugar, esta localidad zaragozana abandonada se ha convertido en uno de los lugares más terroríficos del país, según apuntan desde Momondo.es. Las leyendas dicen que Belchite es un pueblo maldito.  De la localidad sólo quedan a penas los restos. En sus calles, a lo largo de la historia, han acontecido batallas de todo tipo. Desde las guerras púnicas hasta la Guerra Civil Española la localidad ha visto morir a miles de personas. Investigadores de todo el mundo y amantes de lo paranormal se han trasladado hasta Belchite para encontrarse con algo de otro mundo. Allí, según aseguran, han escuchado psicofonías y han sido testigos de misteriosas presencias nocturnas.

Preventorio De Aigües De Busot

Los sucesos extraños, las psicofonías y las presencias fantasmales son un habitual de este lugar. Construido originalmente como un balneario para después ser un hotel, el preventorio de Aïgues de Busot, a pocos kilómetros de la capital alicantina, fue durante la Guerra Civil Española un preventorio de tuberculosis para niños en el que también se alojaban pequeños huérfanos. Allí, dando pie después a las innumerables leyendas, se cuidaba a niños enfermos y en condiciones de riesgo. Pero según apuntan algunos testimonios, tras el abandono del sanatorio con el fin de la Guerra Civil, el edificio no quedó solo. Son muchos los rumores de que por allí ronda la conocida como 'Dama Blanca'. Un espectro de luz que deambula por los alrededores y que en ocasiones, lo hace acompañado por el espíritu de un monje.

Zugarramurdi

Este pequeño pueblo, de apenas unos 200 habitantes, está enmarcado dentro de la conocida como 'La ruta de la brujería' de Navarra, un trayecto muy recomendable para los amantes de las brujas y de sus prácticas. Pero las leyendas no solo relacionan a la población con la brujería. En sus alrededores, concretamente en las famosas cuevas que llevan su mismo nombre, era donde supuestamente se llevaban a cabo rituales paganos que por aquel entonces se vinculaban con el satanismo. La cavidad más famosa de las cuevas de Zugarramurdi es 'Infernuko Erreka', o lo que es lo mismo, la 'regata del infierno'. En esta sala, según cuenta la leyenda, las brujas llevaban a cabo sus ritos en los que invocaban al diablo mientras bailaban de manera desenfrenada alrededor de un fuego.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento