La sentencia, declarada en firme, recoge que la víctima se encontraba realizando labores dentro del centro de trabajo ubicado en Huércal-Overa (Almería), donde cogió una máquina radial para cortar un tubo de pvc, momento en el que se le escurrió un pie por una zanja, de modo que la herramienta le sesgó las falanges meñique y anular de la mano izquierda.

Ante esta situación, el juez señala la responsabilidad del gerente de la empresa ante la falta de medios para "prever y evitar los daños derivados del siniestro" así como por haber atribuido al perjudicado, contratado como peón agrícola, "funciones para las que no estaba preparado y que escapan a su cualificación".

En este sentido, el magistrado considera probado que el empresario "omitió las medidas de seguridad consistentes en la adecuada formación del trabajador siniestrado", la "vigilancia debida" y la aplicación del "equipo de protección adecuado a la función desarrollada", en este caso, unos guantes de protección mecánica.

No obstante, el juez tiene en cuenta la atenuante muy cualificada de reparación de daño ya que el empresario indemnizó al perjudicado por los hechos, con lo que le condena a una pena de dos meses de prisión, cuatro meses de inhabilitación para ejercer como gerente y seis meses de multa a razón de seis euros diarios.

Consulta aquí más noticias de Almería.