El Ministerio Público le atribuye un delito continuado de falsedad en documento oficial, ya que la procesada, de 38 años, también contrató un préstamo y se quedó con el dinero usando los datos de este mismo conocido.

Según consta en el escrito de acusación provisional del Ministerio Público, al que ha tenido acceso Europa Press, los hechos se remontan a 2009, cuando la acusada, María Encarnación S.G., aprovechando que conocía los datos bancarios de la víctima efectuó diversos pedidos de ropa a dos tiendas.

Fue ella quien recibió la mercancía, que no abonó e incorporó a su patrimonio, mientras que a la víctima le llegaron las reclamaciones por la falta de pago.

Además, en el primer trimestre de 2009, la acusada contrató un préstamo personal por importe de 600 euros en el que figuraba su teléfono móvil. Usó el dinero para financiar la adquisición de mobiliario y más ropa, pero hizo constar a este mismo conocido como titular de la operación.

Además de la pena de cárcel, la Fiscalía solicita para ella una multa de 3.000 euros por unos hechos que serán juzgados el próximo 29 de noviembre en la Sección Primera de la Audiencia de Granada.

Consulta aquí más noticias de Granada.