Atracción sexual
Una mujer y un hombre, sentados en un bar. GTRES

Las señales de atracción entre hombres y mujeres pueden dar lugar en numerosas ocasiones a una mala interpretación. Un reciente estudio publicado en Psychonomic Bulletin & Review sugiere que el atractivo físico de una mujer y lo provocativo de su vestimenta juega un papel importante en cómo los hombres perciben el interés sexual de ellas. Sin embargo, alerta de que estas evaluaciones rápidas que realizan los hombres sobre las mujeres llevan a "interpretaciones erróneas peligrosas" que pueden, en casos extremos, conducir a un ataque sexual no deseado e incluso a la violación, según recoge Medical Daily.

Teresa Treat, autora principal del estudio realizado por la Universidad de Iowa, trató de examinar si a los estudiantes universitarios se les puede "enseñar" a leer de manera adecuada las señales sexuales a través de la formación cognitiva. Para el estudio se contó con la participación de 276 mujeres y 220 hombres, todos estudiantes universitarios, que fueron examinados para comprobar cómo estos percibían el interés sexual de las mujeres a través de una serie de fotografías de escenas de la vida cotidiana.

La mitad de los estudiantes recibieron entrenamiento cognitivo o instrucciones de antemano sobre algunas señales emocionales no verbales como el lenguaje corporal o las expresiones faciales, para ayudar así a evaluar mejor las situaciones. Todos los participantes en el estudio también completaron una evaluación sobre su actitud hacia la violación.

Los resultados revelaron que aquellos estudiantes que recibieron instrucción sobre el lenguaje no verbal antes de evaluar las fotografías eran más propensos a percibir las señales emocionales en vez de aspectos físicos como la ropa o el atractivo a la hora de valorar el interés sexual de las mujeres que aparecían en las imágenes, es decir, que interpretaban mejor el estado de las mujeres de las fotografías. Recibir este tipo de directrices previas hizo cambiar además el enfoque de aquellos estudiantes que en las evaluaciones mostraron una actitud de mayor apoyo hacia la violación, explica Treat.

"Este trabajo supone una avance significativo en nuestra comprensión sobre cómo operan y se pueden moldear los procesos de percepción sexual y su relación con las actitudes positivas hacia la violación", asegura la principal autora del estudio en un comunicado. Para Treat, el entrenamiento cognitivo puede en última instancia desempeñar un papel últil como parte de los esfuerzos para prevenir los abusos sexuales.