Ejercicio físico
Un hombre hace ejercicio físico sobre una bicicleta estática. GTRES

Las primeras horas del día son las mejores para hacer ejercicio, o al menos hay muchos indicios científicos de que así sea, según un estudio hecho por la Northwestern University en Estados Unidos.

Según publica la web Medical Daily, los científicos han hecho experimentos con ratones en los que han encontrado que las células de los músculos queman mejor las grasas y los azúcares si el ejercicio se hace en las primeras horas de su actividad. Estos roedores son nocturnos, pero esta evidencia puede ser extrapolada a los seres humanos.

También alteraron genéticamente el ritmo circadiano de los ratones (los tiempos de sueño y vigilia) y se dieron cuenta de que, en esas condiciones, sus células perdían la eficiencia de quemar esos combustibles en condiciones de poco oxígeno.

En actividad normal, a las células les basta el oxígeno para trabajar. Pero ante el ejercicio continuado o vigoroso, la presencia de oxígeno disminuye, por lo que el cuerpo hace uso de reservas de azúcares o grasas y quema esa energía.

Oxígeno y horarios

"El oxígeno y el reloj interno del cuerpo ejecutan una danza en el interior del músculo para producir energía, y la hora del día determina qué tan bien se sincroniza esa danza", ha declarado uno de los autores del estudio, el endocrinólogo Joseph Bass. "La capacidad de la célula para desempeñar sus funciones varía con la hora del día".

Sin embargo, los autores llaman a la prudencia sobre los resultados de la investigación, que sigue su curso.

"No estamos diciendo a los deportistas a qué hora del día se deben ejercitar", aclara Bass. "Pero en el futuro podremos tomar ventaja de estos descubrimientos para optimizar el trabajo de nuestros músculos".

Además, estos descubrimientos pueden ayudar en un futuro a manipular el rendimiento del oxígeno en las células, lo que podría contribuir al tratamiento de desórdenes metabólicos como la diabetes.