'Toy Story 3'
Escena de 'Toy Story 3', el punto y final a una trilogía perfecta. DISNEY PIXAR

Dos de las películas más esperadas de Pixar, ambas secuelas de franquicias de éxito, Los Increíbles 2 y Toy Story 4, tienen nuevas fechas de estreno. Mientras que los superhéroes cotidianos llegarán antes de lo esperado, los juguetes vivientes se alejan un poco más en el tiempo. De hecho, ambas películas han intercambiado sus fechas de estreno.

El estreno de Los Increíbles 2 se adelanta al 15 de junio de 2018, catorce años después de la cinta original pero de nuevo con el aclamado cineasta Brad Bird como director. "Habrá más Increíbles. No voy a renunciar a nada, pero prefiero mantener la sorpresa", ha dicho Bird, que no quiere dar pistas sobre el argumento. "El truco de cualquier secuela está en repetir lo mismo sin repetir lo mismo", ha añadido.

Por otro lado, Toy Story 4 se retrasa hasta el 21 de junio de 2019. El estado de desarrollo más avanzado de Los Increíbles 2 es el que ha motivado este enroque de fechas. Probablemente también tengan algo que ver las grandes experctativas que hay siempre en torno a esta saga y el temor de muchos fans a que el estudio —que no suele fallar, pero falla— estropee la fantástica trilogía actual.

Esta es la segunda vez que Toy Story 4 retrasa su estreno, inicialmente previsto para 2017 y después para 2018. 

El encargado de esta nueva entrega volverá a ser John Lasseter, máximo responsable de Pixar Animation Studios y Walt Disney Animation Studios y director de la primera y la segunda Toy Story, además de guionista de la tercera. Lasseter recogerá el testigo de Lee Unkrich, quien dirigió la tercera entrega.

"Amamos mucho a estos personajes, son como una familia para nosotro. No queremos hacer nada con ellos a no ser que está a la altura o superior a lo que ha ido antes. Toy Story 3 acabó la historia de Woody y Buzz con Andy tan perfectamente que durante mucho tiempo ni hablamos de hacer otra película de Toy Story, pero entonces Andrew, Pete, Lee y yo llegamos con esta nueva idea sobre la que no puedo dejar de pensar. Es muy emocionante para mí, sabía que tenía que hacer esta película, y quería dirigirla yo mismo", cuenta Lasseter.