El Banksy sirio
Una de las obras de Abu Malik al-Shami, el considerado como el Banksy sirio. ABU MALIK AL-SHAMI

En medio de la desolación, en un edificio derruido por los bombardeos, entre los escombros de una ciudad puesta al límite por la guerra, una niña se alza sobre un montón de calaveras de soldados para escribir la palabra "Hope" (esperanza).

Es uno de los dibujos que Abu Malik al-Shami, un sirio de 22 años que lucha junto a los rebeldes contra el ejército del régimen, ha hecho en Darayya, un barrio marginal de las afueras de Damasco, la capital de Siria.

Abu Malik comenzó a pintar en 2014, según informa Quartz, pensando que se encontraría con la oposición de los habitantes de la ciudad por usar edificios en ruina. Pero no. Comenzó a recibir felicitaciones y apoyos y a ver que sus pinturas servían para hacer pensar a la gente, para levantar el ánimo.

De hecho, muchos habitantes de Damasco comenzaron a proponer nuevos lugares para pintar, nuevas temáticas, consejos e ideas. "Eso me dio la motivación para seguir", explicaba el propio artista, al que ya se le conoce como el Banksy de Siria, en referencia al famoso grafitero europeo.

Sus pinturas reflejan escenas llenas de esperanza y humor, con el trasfondo trágico de quien alterna la pintura con el uso de las armas en los combates en uno de los países más peligrosos del mundo.