El cocinero español José Andrés, estrella en un mitin de la candidata demócrata a la Casa Blanca, Hillary Clinton, hoy en Florida (EE.UU.), afirmó que en estas elecciones se enfrentan las "fuerzas de la inclusión contra las de la exclusión" y se mostró convencido de que vencerán las primeras.

El chef, que se enfrentó al aspirante republicano Donald Trump debido a sus insultos contra los latinos y por ese motivo rechazó tener un restaurante en el edificio que el magnate inauguró precisamente este miércoles en Washington, fue el encargado de presentar a Clinton en un mitin celebrado en Tampa (costa oeste de Florida).

José Andrés, que durante su discurso llamó varias veces al voto de los inmigrantes "como él", definió a Clinton como una mujer que "lleva muchos años luchando por la inclusión sin perder una pizca de su entusiasmo".

"Hay uno por ahí dice: 'Hagamos América grande otra vez'. ¿Dónde ha estado?", preguntó, irónico, en una alusión a Trump. "¡América siempre ha sido grande!".

Embajador de la cocina española en EEUU

Considerado el gran embajador de la cocina española en EE.UU., José Andrés logró este mes sus dos primeras estrellas Michelin, concedidas a su restaurante Minibar de Washington, como anunció él mismo por la red social Twitter.

Situado en el centro de la capital estadounidense, Minibar es un restaurante de alta cocina para solo doce comensales, entre los que han figurado el presidente de EE.UU., Barack Obama, y su esposa, Michelle, que celebraron en ese establecimiento el día de San Valentín (14 de febrero), festividad de los enamorados.

El chef, toda una celebridad en EE.UU., abrió en 1993 su primer restaurante en Washington, Jaleo, un "templo" del tapeo que se convirtió en el epicentro de un imperio gastronómico formado hoy día por más de quince establecimientos en el país.

El pasado septiembre, Obama concedió al cocinero la prestigiosa Medalla Nacional de Humanidades por "el cultivo de los paladares" de los estadounidenses y por ayudar a "dar forma" a la cultura del país.

Clinton, quien hoy cumplió 69 años, fue recibida con la canción "Ain't no Mountain High Enough" (No hay montaña lo suficiente alta) y con felicitaciones de sus seguidores.

Contra "las fuerzas de la exclusión"

Sus primeras palabras fueron para ensalzar al cocinero español, al que calificó como un gran chef, pero también como una persona que ayuda y se preocupa por los demás, como demuestra el hecho de que acabe de regresar de Haití, país que, dijo, ha visitado varias veces por razones humanitarias.

La candidata mencionó el hotel de Trump en Washington para señalar que su oponente insulta a los inmigrantes indocumentados y, a la vez, los usa en sus negocios.

José Andrés, que en ningún momento pronunció el nombre de Trump, subrayó que las "fuerzas de la exclusión" han ofendido en esta campaña a las mujeres, los inmigrantes, los veteranos y otros grupos y nunca les han pedido perdón.

"No es la América (EE.UU.) a la que quise pertenecer", recalcó José Andrés, radicado en este país desde hace varias décadas. "Inmigrantes como yo, debemos hacer el esfuerzo".

El chef español naturalizado estadounidense, que, según dijo, empezó su carrera trabajando como cocinero para la Marina de su país, subrayó que todas las personas son de una u otra manera "inmigrantes" que quieren "pertenecer a un lugar".

Su ideal es una sociedad donde todos estén sentados a la misma mesa y se digan "Pásame la salsa", un sociedad donde se incluya a sus "hermanos latinos" y la reforma migratoria no sea vista como un problema, sino como una oportunidad.

A juicio de José Andrés, todo eso se podrá lograr si la aspirante demócrata es elegida presidenta de Estados Unidos.