La primera firmante del artículo, Marián Cueto, afirma que se trata de "una evidencia excepcional del uso de una piel de un gran carnívoro como cobertura de una cabaña en un momento clave de nuestra evolución". Señala también que la importancia de este hallazgo es doble, ya que se trata del "último felino de esta especie consumido en el sur de Europa".

La investigadora del IIIPC ha destacado que la excelente preservación del yacimiento magdaleniense de la Galería Inferior de La Garma "permite interpretar los restos arqueológicos de una manera que no es posible hacer en otros yacimientos, casi como si estuviéramos viendo una foto del pasado".

En este sentido, la disposición intacta desde hace unos 16.000 años de los suelos de ocupación de la Zona IV de La Garma, permite observar, sin necesidad de excavar, las bases de piedra de al menos dos cabañas circulares y los restos óseos de los animales que allí se procesaron y consumieron.

Estos restos incluyen nueve garras de león de las cavernas (Panthera spelaea) con marcas de corte cuya distribución espacial indica que se trataba de una piel extendida posiblemente sobre una de las cabañas, a modo de cobertura.

UN AVANCE EN EL CONOCIMIENTO DE LA EVOLUCIÓN HUMANA

El estudio implica un avance en el conocimiento de la evolución humana, especialmente en lo que se refiere a la interacción de nuestra especie con los grandes carnívoros. También proporciona valiosa información acerca de las construcciones de los grupos del Paleolítico superior, en este caso, en el interior de una cueva.

Según declara uno de los autores del artículo, el catedrático de la UC Pablo Arias, director de las investigaciones arqueológicas en La Garma, este sitio sigue sorprendiendo con información "valiosísima" acerca de los modos de vida de nuestros antepasados paleolíticos.

Roberto Ontañón, director de Museo de Prehistoria y Arqueología y de las Cuevas Prehistóricas de Cantabria y codirector de las investigaciones en La Garma, señala que esta Zona Arqueológica alberga un verdadero tesoro patrimonial en un estado de conservación extraordinario, lo que le ha valido su inclusión en la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.