Operación quirúrgica
Un cirujano en plena operación. EUROPA PRESS

La lista de espera para operarse en la Comunidad de Madrid ha alcanzado su cifra más alta desde que cambiaron los criterios de contabilidad en enero de este año. Según las estadísticas que ofrece mensualmente la Consejería de Sanidad, a 30 de septiembre de 2016 había 83.432 pacientes madrileños esperando para ser intervenidos, 4.873 más (+6,2%) que el mes anterior, cuando se registraron 78.559 personas. Del número actual de pacientes en lista de espera, 66.045 (79,16%) corresponden a la categoría estructural (lista normal), 12.753 (15,29%) han rechazado la derivación a otros centros y 4.634 (5,55%) pertenecen a la categoría de transitoriamente no programables, personas que en estos momentos no pueden ser intervenidas por motivos clínicos o a petición propia.

Desde el pasado mes de enero, la Comunidad ha vuelto a los criterios establecidos por el Ministerio de Sanidad para elaborar la lista de espera Este aumento obedece a dos factores, según han explicado fuentes de la Consejería de Sanidad. Por un lado, a la disminución que se produce de este tipo de actividad en verano debido a las vacaciones y la cancelación de intervenciones por parte de los pacientes. Por otro, al cambio de modelo para elaboración de la lista, ya que la inclusión de pacientes que hasta ahora no se contabilizaban "se está realizando paulatinamente".

Desde el pasado mes de enero, la Comunidad ha vuelto a los criterios establecidos por el Ministerio de Sanidad para elaborar la lista de espera, dejando así atrás el modelo implantando en 2004 por la expresidenta regional Esperanza Aguirre (2003-2012), que, entre otros, empezaba a incluir a los pacientes en la lista de espera desde la cita del anestesista para el preoperatorio. Ahora, la inclusión se hace desde el momento que el facultativo indica la intervención, lo que sucede unas semanas antes. Esta diferencia en la contabilidad ha permitido durante los últimos once años al Gobierno regional ofrecer unos datos de listas de espera quirúrgica con un número de pacientes inferior al que realmente se encontraba en ese momento en espera de una intervención.

Por otra parte, para el cómputo de días en espera, el modelo anterior solo contabilizaba los que eran laborables (de lunes a viernes), mientras que ahora pasan a considerarse los días naturales. Tampoco se penaliza al paciente que rechace ser derivado para su intervención a un centro concertado con su colocación en el último puesto de la lista. La iniciativa de Aguirre jamás funcionó: el número de pacientes en espera se duplicó en una década y el número de usuarios que declinaron ser atendidos por un médico que no sea al suyo creció hasta el 49%.

"La lista de espera mata"

A los pacientes y profesionales médicos no les convencen los argumentos de la Consejería de Sanidad. "Es cierto que el cambio de criterio en la contabilidad ha supuesto un incremento de la lista de espera, pero afectó sobre todo a los datos iniciales. El aumento es global" afirma Julián Ezquerra, secretario general del sindicato médico Amyts, que opina que las explicaciones de la Comunidad "son siempre las mismas". «El problema del verano no son las vacaciones ni el rechazo de los pacientes. El problema es que no se contrata personal suficiente en esa época para suplir las ausencias y por eso cierran camas y quirófanos. Si se hiciese no aumentaría la lista de espera en septiembre», asegura. Este pasado verano, la Comunidad llegó a cerrar hasta 3.000 camas en agosto. .

Carmen Flores, presidenta de la Asociación El Defensor del Paciente, celebra el cambio de criterio y califica de "manipulación vergonzosa" la contabilidad que se hacía antes de 2016 para la lista de espera. En cualquier caso, las cifras actuales para Flores son "incalificables" y requieren de una "actuación urgente". "Hay personas esperando en una situación tan grave que cuando les vayan a intervenir ya no será necesario. La lista de espera mata", sentencia.

El 12 de Octubre roza las 8.000 personas

Según los últimos datos de la Consejería, el centro hospitalario con más pacientes en lista de espera es el 12 de Octubre, con 7.894 personas esperando a ser intervenidas y una demora media de 90,52 días. Le siguen el Ramón y Cajal, con 7.700 pacientes (124,84 días de demora), el Gregorio Marañón, con 7.490 (85,45),  y el Clínico San Carlos, con 6.598 (78,81). En el otro extremo se sitúan el Gómez Ulla, con 217 (11,20), y el Santa Cristina, con 458 (46,98). 

Consulta aquí más noticias de Madrid.