Ballena
La cola de una ballena franca austral emerge de las aguas del Océano Atlántico, cerca de Puerto Pirámide, a unas 1.000 millas al sur de Buenos Aires. GTRES

La Comisión Ballenera Internacional (CBI), reunida en la ciudad eslovena de Portoroz, ha rechazado la creación de un santuario para ballenas en el océano Atlántico, informó la agencia eslovena STA.

Para que el santuario fuera aprobado era necesario que votaran a favor al menos el 75% de los 64 miembros de la CBI, pero solo 35 países dieron su apoyo a la propuesta (un 54,6 %).

Según la fuente, Japón, Noruega e Islandia se opusieron a la iniciativa lanzada por Brasil y apoyada por Sudáfrica, Argentina, Uruguay y Gabón, y por varias ONG, como Greenpeace, WWF y la fundación SOS Mata Atlântica.

El objetivo, que ya fue rechazado en 2001, era crear un santuario para las ballenas de 20 millones de metros cuadrados Según denunció Greenpeace en un comunicado, el rechazo de hoy representa una oportunidad fallida, después de que más de un millón de personas firmaran peticiones a su favor.

"A pesar de que la mayoría de los países y la opinión pública general creen que un santuario es la mejor forma de proteger a las ballenas, una vez más nos hemos sentido frustrados en la reunión de la CBI", comentó John Frizell, experto Greenpeace.

Los países que abogaron en Portoroz por el establecimiento del santuario en el Atlántico Sur alegaron que el 71% de alrededor de los tres millones de ballenas cazadas entre 1900 y 1999 perecieron precisamente en las aguas del hemisferio sur.

Desde 1985, según los últimos datos de CBI, se capturaron 16.235 ballenas "con fines científicos", 24.381 por intereses comerciales y 10.139 fueron abatidas con licencias de caza aborigen de subsistencia, concedidas a comunidades tradicionales de Norteamérica, Rusia, Groenlandia y las islas caribeñas de San Vicente y las Granadinas.

En la reunión de la CBI participan 80 países, que celebran también el 70 aniversario de la organización y los 30 años de la adopción de la prohibición mundial de la caza comercial.

La ministra de Medio Ambiente eslovena, Irena Majcen, explicó que su país apoyó la iniciativa brasileña y dijo que se debería mejorar el proceso de control de la caza con fines científicos, un asunto que será tratado en esta reunión.

La Unión Europea apoya la prohibición de la caza de ballenasSe trata de una propuesta de Australia y Nueva Zelanda para revisar los programas de pesca "científica".
Eslovenia, que comparte las posturas de la Unión Europea, apoya la prohibición de la caza de ballenas, con la única excepción de cuando se trata de caza aborigen de subsistencia.

A pesar de la prohibición, Japón determinó cuotas propias de caza "científica" y Noruega e Islandia practican cazas comerciales "excepcionales". La Corte Internacional de Justicia de La Haya determinó en 2014 que Japón había abusado de la "caza científica".