Botin y Goirigolzarri
Ana Botin y José Ignacio Goirigolzarri, presidentes del Santander y de Bankia, respectivamente. ARCHIVO

La banca española gana, pero gana menos. Así se refleja en los resultados que han presentado este miércoles tanto Bankia como Banco Santander, que alegan el efecto negativo de operaciones extraordinarias en este primer semestre comparado con el mismo período del año pasado, así como el efecto del entorno actual de tipos de interés bajos en sus cuentas de resultados.

Bankia obtuvo un beneficio neto atribuido de 731 millones de euros, un 14,5% menos, debido al efecto de la desconsolidación de City National Bank (CNB) de Florida, vendido en octubre del pasado año. A ello se suma además la depreciación de los bonos de la Sareb, el descenso de los tipos —en particular el euríbor a un año que desde marzo de este ejercicio está en niveles negativos— y la decisión de retirar hace un año las cláusulas suelo. Sin el efecto de la venta de CNB, el resultado habría caído un 9,9%, según ha informado este miércoles la entidad.

Su margen de intereses, el beneficio directo del negocio bancario, alcanzó 1.631 millones de euros, un 21,4% menos. La desconsolidación de CNB restó 112 millones al margen, mientras que la repreciación de los bonos de la Sareb lo hizo en 119 millones y el efecto de la bajada del euríbor en la cartera crediticia mermó los ingresos en 161 millones. La decisión del banco de retirar la cláusula suelo de las hipotecas impactó en 28 millones.

En cuanto a las comisiones, la cuenta de resultados sigue reflejando, según la entidad, el efecto de la retirada en enero de todas las comisiones a los clientes que tienen sus ingresos domiciliados en Bankia. En los nueve primeros meses del año, este capítulo aportó 611 millones de euros, un 13,8% menos. Las operaciones financieras generaron 184 millones, un 18% menos, por las menores ventas de carteras respecto a 2015.

Finalmente, el saldo de créditos de dudoso cobro bajó en 1.697 millones, hasta los 11.298. Con ello, el ratio de morosidad se consolidó por debajo del 10%, al situarse al cierre del tercer trimestre en el 9,5%, 1,3 puntos porcentuales por debajo del 10,8% de finales de 2015, al tiempo que la ratio de cobertura pasó del 60% de diciembre de 2015 al 60,5% al cierre del tercer trimestre de 2016.

"Cada trimestre somos capaces de reducir el saldo de activos no rentables, mantenemos nuestros niveles de cobertura e incrementamos nuestra solvencia", ha señalado el consejero delegado de Bankia, José Sevilla, que destaca que la rentabilidad sobre recursos propios (ROE) del 8,2%, es "la más elevada de los seis grandes bancos del país".

Santander pierde un 22,5% de su beneficio

Banco Santander, por su parte, obtuvo un beneficio atribuido de 4.606 millones de euros en los nueve primeros meses del año, lo que supone un descenso del 22,5% respecto al mismo periodo de 2015. La entidad achaca esta caída al impacto de varios efectos no recurrentes en el segundo trimestre de este año y en el mismo periodo de 2015.

En concreto, el banco ha explicado que la reducción de su beneficio es consecuencia de una serie de operaciones extraordinarias realizadas en el segundo trimestre, entre las que figuran los costes de reestructuración, que restaron 475 millones de euros; las plusvalías por la venta de VISA Europe, que sumaron 227 millones de euros) y un cambio en el calendario de aportación al Fondo de Resolución Europeo (que restaron 120 millones). Si se excluyen estos resultados no recurrentes y el efecto de los tipos de cambio, el beneficio ordinario del Santander aumenta un 8%, hasta 4.975 millones.

La presidenta de Banco Santander, Ana Botín, ha destacado que los resultados en los nueve primeros meses de este año son "buenos", con un millón más de clientes vinculados que confían en la entidad. "Este año destaca el crecimiento de Latinoamérica y del negocio de financiación al consumo", ha señalado Botín, que confía en terminar el año creciendo en beneficio con respecto a 2015. Europa aportó el 56% de los beneficios del grupo (Reino Unido, 19%; España, 14%; Santander Consumer Finance, 13%) y América, el 44% (Brasil, 20%; México, 7%).

El margen de intereses aumentó un 2% gracias al crecimiento de los volúmenes de créditos y depósitos, particularmente en Latinoamérica, Polonia, Portugal y Consumer Finance. Asimismo, los ingresos por comisiones crecieron un 8% hasta 7.543 millones. Los resultados por operaciones financieras (un 4% de los ingresos totales) cayeron un 18%, mientras que el resto de ingresos aumentaron un 13%.

Asimismo, las dotaciones para insolvencias se mantuvieron prácticamente planas en los nueve primeros meses, en 7.112 millones de euros. En los últimos doce meses, la tasa de mora cae 35 puntos básicos, hasta el 4,15%.

Según la entidad, los bajos tipos de interés afectan al margen de intereses, aunque este impacto se compensa parcialmente con el crecimiento de los ingresos por comisiones, el control de los costes y la significativa mejora en la calidad del crédito.