La provincia dispondrá de hasta 327 hectómetros cúbicos de agua durante el presente año hidrológico

  • La Junta de Andalucía ha informado de que la provincia de Cádiz contará con una cifra que se estima que oscile entre los 327 y los 310 hectómetros cúbicos de agua para atender a las necesidades de riego, abastecimiento, usos industriales durante el presente año hidrológico, que finaliza el 30 de septiembre de 2017.

En una nota, ha detallado que el conjunto de embalses de la provincia gestionados por la Junta de Andalucía se encuentra actualmente al 51,4 por ciento de su capacidad de embalse, con un volumen total almacenado de 935,6 hectómetros cúbicos.

Por sistemas, los embalses de Campo de Gibraltar (Guadarranque y Charco Redondo) se encuentra al 31,16 por ciento de su capacidad, con un volumen de 52,8 hectómetros cúbicos; los embalses del sistema Guadalete (Zahara, Bornos, Arcos, Hurones y Guadalcacín II), se encuentra al 55,75 por ciento con un volumen de 765,5 hectómetros cúbicos; por último, los tres embalses del sistema Barbate (Barbate, Celemín y Almodovar) se encuentran al 42,12 por ciento de su capacidad con un total de 117,4 hectómetros cúbicos embalsados.

Ha apuntado que estos valores son los más bajos de todo el ciclo anual, pues el verano que suma las mayores demandas ya ha finalizado, pero la temporada de lluvias aun no ha comenzado, con lo que en los próximos meses la reserva de los embalses debe incrementarse.

TRES AÑOS SECOS CONSECUTIVOS

La Junta ha destacadp que el pasado año hidrológico 2015-2016 ha sido el tercero seco consecutivo, y en concreto el peor de los tres. Así, en el caso del sistema Campo de Gibraltar las aportaciones recogidas en el 2013/14 fueron solo de 42,4 hectómetros cúbicos (49% de la media), en el 2014/15 fueron de 39,8 hectómetros cúbicos(46% de la media) y el pasado 2015/16 han sido de solo 28,42 hectómetros cúbicos (33% de la media), lo cual representa en conjunto una probabilidad de ocurrencia de solo el 1,8 por ciento.

En el caso del sistema Guadalete las aportaciones recogidas en el 2013/14 fueron solo de 297,8 hectómetros cúbicos (68,9% de la media) en el 2014/15 fueron de 241,0 hectómetros cúbicos (55,7% de la media) y el pasado 2015/16 ha sido de solo 168,5 hectómetros cúbicos (39% de la media).

En cuanto a los embalses del sistema Barbate también los tres años pasados han sido más secos de lo habitual, las aportaciones recogidas en el 2013/14 fueron de 77,52 hectómetros cúbicos (62,9% de la media) en el 2014/15 fueron de 95,65 hectómetros cúbicos (77,7% de la media) y el pasado 2015/16 ha sido de solo 55,5 hectómetros cúbicos (45,1% de la media).

Concretamente, en el Sistema de Explotación Guadalete se ha estimado que se destinarán para abastecimiento y uso industrial hasta el 30 de septiembre de 2017 un total de 82,7 hectómetros cúbicos, que provendrán en su mayor parte del embalse de los Hurones y, como apoyo, desde el embalse de Guadalcacín II.

Por otro lado, para riego se destinarán aproximadamente 121 hectómetros cúbicos de agua que de distribuirán desde los embales de Bornos, Zahara-Gastor y Guadalcacín II; mientras que para la refrigeración de la central térmica de Iberdrola se estima que se destinarán 1,2 hectómetros cúbicos desde el embalse de Guadalcacín II. Estas demandas "están garantizadas con independencia de la situación hidrológica del presente año 2016/2017".

Por otro lado, en el Sistema de Explotación Barbate se prevé hasta el 30 de septiembre de 2017 una dotación de 54,3 hectómetros cúbicos para riego provenientes de los embalses de Barbate, Celemín y Almodóvar. Por su parte, para el abastecimiento a Tarifa desde la presa de Almodóvar se destinarán 0,91 hectómetros cúbicos de agua. Estas demandas están garantizadas también con independencia de la situación hidrológica del presente año.

PEOR SITUACIÓN DEL CAMPO DE GIBRALTAR

El Sistema de Explotación del Campo de Gibraltar es el que se encuentra con peor situación en cuanto a los recursos, y aunque "resultaría posible asegurar el suministro de todos los usos en el presente 2016/2017", se considera que, si dicho año presentara precipitaciones por debajo de la media, "sería conveniente poner en marcha medidas de ahorro para preservar la situación del posterior año hidrológico 2017/18".

La Junta ha explicado que en caso de un año normal o húmedo se podrían atender las demandas normales que se estima en un volumen total de 60,7 hectómetros cúbicos para abastecimiento, incluyendo el apoyo al suministro urbano de la Costa del Sol Occidental, y de 6,5 hectómetros cúbicos para los riegos del Guadarranque.

En el caso de año seco, con aportaciones iguales a la mitad de las normales, sería necesario suspender el apoyo a la Costa del Sol Occidental, reducir los riegos a partir de primavera y lograr ahorros del cinco por ciento en los consumos urbanos e industriales propios.

En caso de año muy seco o peor, con aportaciones de solo una cuarta parte de las normales, sería necesario aumentar el ahorros en los regadíos y elevarlo hasta al diez por ciento en los usos de abastecimiento e industria propios de la cuenca.

En todo caso, desde la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio se quiere trasladar por un lado un mensaje de "tranquilidad" sobre la situación hidrológica de la provincia, pero también "una encarecida llamada a toda la población para se extreme la prudencia y el cuidado en el uso del agua", enfatizando que "cada gota cuenta".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento