Tesla Model X
El Tesla Model X tiene un precio en Europa alrededor de los 70.000 euros. TESLA

Tesla anunció el 20 de octubre que todos sus modelos de nueva producción serán totalmente autónomos. Según Tesla, es la primera vez que va a haber coches con un nivel 5 de autonomía, tal como los clasifica  la Sociedad de Ingenieros Automotrices (SAE). Esto significa que los coches no necesitarán de ninguna interacción humana para circular por ningún tipo de vía; los distintos elementos de hardware y software serán los encargados de dirigir, mover, parar e incluso estacionar el coche.

La salida al mercado de estos coches va a suponer importantes modificaciones en el seguro del coche, cuya prima anual bajará. Según indica la DGT, el 90% de los accidentes de tráfico son por culpa del ser humano, este porcentaje se podría ver notablemente reducido con la entrada en vigor de los coches autónomos al reducirse considerablemente la siniestralidad. Y esta reducción afectaría a la prima del seguro, porque las aseguradoras se basan en la siniestralidad para establecer el precio de sus productos.

El número de infracciones se prevé que caiga en picado porque los coches autónomos respetarán la señalizaciónSi el coche autónomo funciona con la efectividad que anuncian los fabricantes, el número de infracciones caerá en picado, porque los coches autónomos respetarán la señalización marcada en las carreteras. Un hecho que repercutirá tanto en el bolsillo de los conductores como en las arcas públicas. La figura del conductor desaparecerá con los coches autónomos y todos los ocupantes del vehículo actuarían como pasajeros. Por este motivo, el cambio más importante que se producirá en el sector será en la responsabilidad civil del conductor, así lo explica Daniel Cabal, responsable de comparadores de seguros de la compañía Pelayo a arpem.com.

En la actualidad, una parte de la responsabilidad recae sobre el propietario del vehículo y otra sobre el conductor. En el caso del coche autónomo, al no existir conductor, sólo quedaría la responsabilidad del propietario. Tendría que pagar, por ejemplo, la caída de objetos transportados, el uso del vehículo por un menor de edad, etc. Según explica Daniel Cabal, la responsabilidad evolucionará según vayan avanzando los cambios legislativos que se apliquen.

Además, Cabal añade que los seguros tendrán que incluir servicios añadidos como revisiones de los vehículos o mejorar las asistencias en viajes. Y para que las aseguradoras no pierdan dinero ni clientes, tendrán que lanzar nuevos seguros de responsabilidad para los fabricantes de hardware, de software, de GPS, etc.

Pero todos los cambios no son a nivel de aseguradoras; para que podamos ver circular los coches autónomos con normalidad por las carreteras se necesitarán cambios en el ámbito legal. Uno de ellos debería ser cambiar el artículo 8 de la Convención de Viena sobre la circulación vial de 1968 en el que se establece que el conductor deberá tener el dominio de su vehículo en todo momento.

En el caso de España, el Real Decreto 2822/1998 de 23 de diciembre, por el que se aprueba el Reglamento General de Vehículos, otorgó en su artículo 47 a la Dirección General de Tráfico (DGT en adelante) la facultad de concesión de autorizaciones especiales para la realización de pruebas o ensayos de investigación extraordinarios, realizados por fabricantes, fabricantes de segunda fase y laboratorios oficiales realizados con vehículos de conducción automatizada en vías abiertas al tráfico en general.

Más información en arpem.com.