Los representantes de EHAK-PCTV en el Parlamento vasco han abandonado hoy el debate sobre víctimas del terrorismo.

La parlamentaria Itziar Baztarrika ha tomado la palabra en euskera para anunciar que su grupo renunciaba a intervenir debido a la detención de la cúpula de Batasuna. Baztarrika ha asegurado que no les harán "callar" con la "violencia".

Operativo policial en la sede del PCTV

Agentes del Cuerpo Nacional de Policía se encuentran en la sede del Partido Comunista de las Tierras Vascas (EHAK-PCTV) de San Sebastián, donde impiden la entrada a los miembros de este partido, aunque por el momento no se está efectuando ningún registro.

Policías de paisano y encapuchados han permanecido desde esta noche en el inmueble que alberga la sede de EHAK, que se encuentra en un edificio de oficinas ubicado en el número 12 de la calle Gurutzegi, en el polígono Belartza de la capital donostiarra.

En este mismo edificio tuvo una de sus sedes Batasuna, pero fue clausurada el 19 de enero de 2006 por orden del juez de la Audiencia Nacional Fernando Grande-Marlaska.

A la sede de EHAK han acudido, pasadas las 10.00 horas, la parlamentaria de esta formación Nekane Erauskin, una mujer que trabaja en esta oficina y el abogado Iñigo Iruin, a quienes la Policía ha impedido el paso al interior de la oficina.

El juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón ordenó ayer por la noche la detención de toda la cúpula de Batasuna, un total de 20 personas, a las que hay que sumar otras dos que no pertenecen a la Mesa Nacional.

Entre los dirigentes de la formación ilegalizada están Joseba Permach, Juan José Petrikorena y Rufino Etxeberria.