Esta cantidad, que se distribuirá proporcionalmente entre los municipios vizcaínos a través del Fondo Foral de Financiación Municipal Udalkutxa, constituye "un dato determinante para que los ayuntamientos puedan elaborar sus presupuestos de cara al siguiente ejercicio", ha subrayado la institución foral.

Asimismo, se ha abordado el tema de la disminución de la recaudación en el Territorio Histórico, lo que implicará que los ayuntamientos vizcaínos tendrán que devolver en torno a 61 millones de euros, aunque el dato definitivo no se conocerá hasta el próximo febrero, cuando se liquide el ejercicio de 2016.

El Consejo Territorial de Finanzas es el órgano de participación y coordinación entre los municipios de Bizkaia y la Diputación Foral para la distribución de la financiación municipal, así como para la coordinación de la actividad económico-financiera y presupuestaria del sector público en el Territorio Histórico de Bizkaia.

Está formado por diez miembros, cinco de los cuales provienen de la Diputación Foral de Bizkaia, a quienes hay que sumar los cinco miembros restantes que participan en representación de la Asociación de Municipios Vascos, Eudel, y que son los ayuntamientos de Balmaseda, Bilbao, Ermua, Larrabetzu y Muskiz.

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.