El presidente de la gestora del PSOE, Javier Fernández, ha admitido este martes en el Senado que su partido tiene que reconstruirse. "El edificio político del PSOE está muy dañado, pero conservamos el solar", ha explicado.

El asturiano ha abogado por llevar a su partido a un "congreso de reconstrucción", en el que los socialistas deberán "reconstruir discurso, proyecto, ideas y liderazgos". La fecha para ese Congreso federal se decirirá en las próximas horas.

"En julio dijimos que jamás facilitaríamos un Gobierno del PP, que jamás gobernaríamos con el apoyo de independentistas y Podemos y que jamás permitiríamos unas nuevas elecciones", ha dicho Fernández, que ha dicho que el partido tiene que tomar pronto "una decisión" al respecto.

Es un debate que no pueden, ha dicho, "cerrar en falso", aunque ha dejado claro que no hay alternativa de Gobierno posible al PP. "Hay una elección entre la abstención y las elecciones y sobre eso debemos de discutir", ha añadido.

Ha admitido que se encuentran "en el territorio del mal menor". "Se puede ser el primer partido de la oposición y no alternativa de Gobierno", ha explicado Fernández "eso es lo que hay que discutir, y hay que hacerlo como compañeros y no como bandos enfrentados".

En su intervención, Fernández ha comparado el "vertiginoso" momento por el que atraviesa en la actualidad el PSOE con el que vivió después de la Guerra Civil. Un PSOE -ha señalado- que estaba "dividido", "cuarteado" y "debilitado" por la derrota y por el exilio, pero que fue capaz de convertirse en uno de los "actores fundamentales" de la Transición.

El presidente asturiano ha subrayado que el PP tiene "un proyecto profundamente reaccionario en lo económico, en lo social y en lo fiscal", pero que es la fuerza más votada "por la división de la izquierda y el miedo a la radicalización de esa izquierda", en alusión a Podemos. Estas palabras han causado malestar entre una parte de los diputados y senadores, que consideran que Fernández "ha pasado más tiempo criticando a Podemos que al PP", según algunos de los presentes en la reunión.