A veces la fortuna llega de la manera más insospechada, como en un frasco de café de la marca "Taster's Choice". El agraciado es Russell Christoff, un antiguo modelo que en 1986 posó para una sesión fotográfica y, sin darle más importancia, se olvidó de ello hasta que hace tres años se topó por accidente, mientras hacía la compra, con su imagen en el bote.

Christoff interpuso una demanda legal contra la compañía multinacional suiza, que ofreció zanjar el asunto con 100.000 dólares, cantidad que el modelo declinó. Ahora, un tribunal de Los Angeles acaba de ordenar a la empresa el pago de 15,6 millones de dólares, casi el doble de lo que había pedido Christoff (8,5 millones de dólares) por utilizar su imagen sin su permiso y beneficiarse de ello.

La cantidad incluye, entre otros conceptos, el 5% de los beneficios derivados de la venta del café instantáneo desde 1997 hasta 2003, tiempo durante el cual la filial de Nestlé en EEUU vendió los frascos con la imagen de Christoff en México, Corea del Sur, Japón, Israel, Kuwait y Estados Unidos.

Nestlé apelará

Nestle USA dijo que apelará el veredicto, mientras que Eric Stockel, abogado de Christoff, señaló que no esperaba recibir una cantidad tan alta. Una grata sorpresa para Christoff, que ahora trabaja en una guardería en Antioch, en la bahía de San Francisco.

El ex modelo no se percató antes de que su foto adornaba el frasco porque, según manifestó a la prensa, no consume café instantáneo, sino en grano.