El periodista del Washington Post relata como conoció a Garganta Profunda

El periodista relata su encuentro con Felt, quien tiene ahora 91 años ydesveló esta semana uno de los secretos mejor guardados del periodismode EEUU: "Yo soy Garganta Profunda".
Woodward recuerda como fue su relación con Garganta Profunda (Foto: Reuters)
Woodward recuerda como fue su relación con Garganta Profunda (Foto: Reuters)
Reuters
Un un artículo de más de tres páginas, Woodward recuerdaba el jueves que en 1970, cuando estaba a punto de terminar su servicio en la Armada, tuvo que llevar unos documentos a la Casa Blanca y allí se encontró en la misma sala de espera con un hombre mayor, con el cual empezó a conversar sobre sus opciones de trabajo.
"Aquella era una época en mi vida de considerable ansiedad, y consternación, acerca de mi futuro", señaló.

Woodward, quien pronto descubrió que tenía algo en común con el funcionario que se identificó como Mark Felt, del FBI. Felt, quien entonces era subdirector de inspecciones dentro del FBI, había trabajado cuando joven como asistente de un miembro del Congreso, algo que también hizo Woodward. Y éste consideraba la posibilidad de estudiar Derecho en la Universidad de Georgetown, donde Felt se había graduado.

Al año siguiente, Woodward hizo una prueba como periodista en
The Washington Post, que terminó en desastre pero que le dio el gusto por el trabajo periodístico, que continuó en un diario local de Maryland.
Una amistad basada en la confianza
Wooward mantuvo una amistad con Felt, que actuó como mentor e informador del periodista
Woodward mantuvo una amistad con Felt, quien actuó como mentor tanto para un hombre joven que buscaba su rumbo en la vida como para el periodista que ocasionalmente necesitaba fuentes de la policía federal para algunas historias.

En agosto de 1971, el "Post" le dio otra oportunidad a Woodward, quien se incorporó como redactor, y en algunas historias -como una acusación de soborno contra el vicepresidente Spiro Agnew-
recurrió a Felt como fuente de información confidencial.

Ambos, relata Woodward en su artículo, construyeron una relación de confianza recíproca: la del policía que sabía que el periodista no revelaría su fuente, y la del reportero que sabía que la información recibida era cierta.

Tras la muerte, en mayo de 1972, del legendario director del FBI, Edgar Hoover,
Felt que era el segundo al mando, creyó que iba a sustituirle, pero el presidente Richard Nixon designó a uno de sus leales, L. Patrick Gray.

Para entonces, continuó Woodward, Felt ya le había descrito una dura confrontación entre el FBI, apegado a las reglas y convenciones del trabajo policial, y el gobierno de Nixon, en el que "una pandilla de nazis" pretendía usar a la policía para fines políticos.
El caso Watergate

En junio de 1972, el FBI se hizo cargo de la investigación de un caso extraño: la irrupción en la sede del Comité Nacional del Partido Demócrata, en el edificio Watergate en Washington, de individuos que llevaban
equipos para espionaje electrónico.

Woodward y su colega Carl Bernstein fueron asignados por el "Post" para cubrir la historia que, a lo largo de los dos años siguientes, sacaría a luz
una vasta red de espionaje político y maniobras ilegales de la cual, en última instancia, Nixon era responsable.
Felt estableció con Woodwar un método de comunicación secreto y un sistema de reuniones clandestinas
Felt, quien durante la Segunda Guerra Mundial y la Guerra Fría había hecho trabajo de contraespionaje para el FBI, estableció con Woodward un método de comunicación subrepticia y un sistema para
reuniones clandestinas en un estacionamiento subterráneo.


En esos encuentros, dijo Woodward, Felt más que proveer información sustancial fue dando guías que orientaron la pesquisa de los periodistas, la cual
culminó en julio de 1974 con la renuncia de Nixon cuando el Congreso aprobó su enjuiciamiento político.
NOTICIAS RELACIONADAS

Mostrar comentarios

Códigos Descuento