Mueren apuñalados dos jóvenes en un piso de la Barceloneta

La primera hipótesis es que se trata de una venganza. Otro herido de arma blanca se lanzó por el balcón, según los vecinos.
Mossos d’esquadra en el lugar del crimen, ayer (Toni Garriga/EFE).
Mossos d’esquadra en el lugar del crimen, ayer (Toni Garriga/EFE).
El grupo de Homicidios de los Mossos d’Esquadra investigan las causas de la muerte de dos jóvenes de unos 20 años, de origen magrebí, cuyos cuerpos aparecieron ayer en un piso semiabandonado de la Barceloneta, con evidentes signos de violencia y con varias puñaladas.Testigos añadieron que otro joven, herido de arma blanca en el estómago, pudo escapar saltando por el balcón y podría estar hospitalizado. Este extremo aún no ha sido confirmado por la policía.

Piso semiabandonado

Los cadáveres fueron encontrados al mediodía en un piso utilizado, sobre todo por inmigrantes, como una especie de albergue provisional para pasar la noche. Fuentes próximas a la investigación apuntan a que los dos individuos se encontraban indocumentados. Entre el desorden que reinaba en la vivienda, los agentes encontraron varios documentos de identidad que al parecer podrían proceder de varios robos, lo que hace pensar que las víctimas eran pequeños delincuentes y que podrían haber sido asesinados por un ajuste de cuentas.

Los vecinos de la calle Meer, donde se encuentra el piso, explicaron que en el lugar se daban cita numerosas personas hasta altas horas de la madrugada.

Los mismos testigos apuntaron que el trasiego en la escalera era constante, al igual que las molestias que causaban al resto de los vecinos cuando gritaban para que les abrieran la puerta.

Los investigadores no dan por cerrada ninguna posibilidad, desde una venganza entre delincuentes a una pelea por el reparto de un botín y ya han anunciado que la resolución del caso se alargará dada su complejidad.

Tercer homicidio en Ciutat Vella

En poco menos de un mes el distrito de Ciutat Vella suma el segundo episodio violento con resultado de muerte y ambos tienen el ajuste de cuentas como posible móvil del crimen. El primero llevó a la detención de un hombre de nacionalidad paquistaní, un presunto asesino a sueldo que, con dos disparos, acabó con la vida de Baba I, un compatriota de la misma nacionalidad. El móvil del crimen, una semana después, se desvaneció al conocer que el asesinato por encargo apuntaba a la propiedad de un locutorio próximo a la calle Canvis Vells, donde se perpetró el homicidio. A principios de año, en febrero, un hombre de nacionalidad rusa murió cuando un desconocido le asestó una puñalada en la céntrica calle Pelai.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento