Cuatro responsables de la perrera de Puerto Real (Cádiz), han sido imputados por utilizar una inyección paralizante para sacrificar a los animales. Se trata de "la primera vez" en España que se inicia un procedimiento penal por maltrato animal en una perrera, según el presidente de la asociación 'El Refugio', Nacho Paunero.

Los imputados por un presunto delito de maltrato animal son el dueño, la directora, el veterinario y un trabajador de la perrera. Todos fuero denunciados previamente por la organización de protección animal.

Los animales mueren de manera lenta y agónica por asfixia

Según la denuncia, en la perrera de Puerto Real "se recogen anualmente miles de perros y gatos de varios municipios de la provincia de Cádiz y supuestamente son sacrificados con un paralizante muscular que es inyectado indiscriminadamente, ocasionando a los perros y gatos una muerte lenta y agónica por asfixia que en la mayoría de las ocasiones puede durar varios minutos, ya que afecta a los músculos respiratorios".

La perrera figura como sociedad limitada en el registro de sociedades y el nombre de dicha sociedad "es el de Asociación Protectora de animales".

Según explicó en 20minutos.es Paunero, el método de sacrificio supuestamente empleado por la perrera de Puerto Real, "además de producir un terrible maltrato con muerte, es muy económico, ya que aproximadamente por 35 euros se pueden sacrificar diez toneladas de perros y gatos".

Debido a los sucesos ocurridos en la Perrera de Puerto Real, la organización El Refugio ha convocado una concentración informativa para el próximo domingo, día 7, a las 11:00 horas frente al Ayuntamiento de Cádiz.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE CÁDIZ