Al Gore
Al Gore, en uno de los pasajes del documental 'Una verdad incómoda'. ARCHIVO

Las escuelas británicas tendrán que publicar una advertencia o avisar a sus alumnos antes de proyectar el documental sobre el calentamiento global presentado por Al Gore.

Según publica el Daily Mail, un magistrado ha considerado la denuncia de un padre que afirmaba que con este vídeo se trataba de "lavar el cerebro" a los niños.

Stewart Dimmock, un camionero de Dover con dos hijos de 11 y 14 años, afirmó que el documental, 'Una verdad incómoda', "no se debe visionar porque es políticamente sesgado, contiene fallos científicos graves y es muy sensibloide".

Contiene fallos científicos graves

De hecho, la batalla legal comenzó cuando este padre exigió que el Ministerio de Educación británico retirara los DVDs de Al Gore de los 3.500 centros de secundaria donde fueron distribuidos, junto a otros cuatro cortos.

El magistrado del caso Michael Burton, que debe entregar la resolución del mismo la semana que viene, ha comentado que "el documental tiene un claro sesgo político", y aunque no va a obligar a los colegios a retirarlo, si va a exigir a los profesores que adviertan a sus alumnos del contenido de la película.

En el caso de que un escolar no quiera verlo, podrá marcharse sin que se abra una sanción disciplinaria contra él.