El secretario general del Podemos, Pablo Iglesias, ha pedido a los militantes y dirigentes del partido que "no se disfracen" y ha abogado por decir las cosas "como son", al mismo tiempo que ha advertido del "riesgo" de que su formación política se convierta en una "fuerza de coyuntura".

"La credibilidad nos la da no disfrazarnos de lo que no somos", ha alertado. "No podemos volver a pensar que el tono, o determinadas piruetas, nos van a dar más credibilidad", ha defendido este sábado ante el Consejo Ciudadano Estatal, el máximo órgano de dirección entre congresos, al que además de los 60 miembros del consejo y los secretario generales autonómicos, han asistido los diputados y senadores del partido.

Iglesias ha rechazado la idea que mantienen algunos dirigentes, como Íñigo Errejón, de que el tono radical de su formación provoca miedo en los ciudadanos: "La sociedad española ya no tiene miedo".

El líder de Podemos ha rechazado la falsa idea de que la política solo se puede hacer o en la calle o en las instituciones y ha abogado por conjugar ambas estrategias y seguir "cavando trincheras" en la sociedad civil para evitar convertirse en una "fuerza política de coyuntura".

Ha avisado de los "peligros" de que Podemos se haya convertido en muy poco tiempo en un partido con muchos cargos y "liberados", así como de las limitaciones del trabajo parlamentario cuando se ocupa la oposición. "Si no gobiernas, las instituciones se pueden convertir en una trituradora de la decencia", ha subrayado. "Te pueden convertir en aquello que querías combatir", ha proclamado.

La cita de este sábado se produce tras semanas de indirectas y mensajes cruzados entre Iglesias y su 'número dos', Íñigo Errejón, quienes defienden tesis contrapuestas sobre la estrategia y el camino que debe tomar el partido.

Preguntado por estos debates internos sobre cómo debe organizarse y avanzar el partido, Iglesias ha insistido en que se trata de un "debate de altura" sobre España y no sobre "radicales o moderados". "No ocultamos nuestras diferencias porque tenemos que ser la oposición al PP y tarde o temprano gobernaremos este país", ha asegurado el secretario general.

Además, ha reclamado "responsabilidad" para que no sean los medios de comunicación quienes impongan las "reglas del juego" como ha pasado, a su juicio, con el PSOE.

Romper la disciplina de partido

Por otro lado, Iglesias ha asegurado que sería una "demostración de dignidad" si algunos diputados socialistas rompen la disciplina de voto para evitar que el PSOE "se ponga de rodillas" ante el PP y ha asegurado que la "decadencia de lo viejo" está "abriendo paso a lo nuevo".

Iglesias ha descartado la posibilidad de un gobierno alternativo porque "si se cargaron" a Pedro Sánchez no era para pactar con Podemos, pero ha señalado que "igual se llevan una sorpresa".

En relación con la gestora socialista dirigida por el asturiano Javier Fernández, el secretario general de Podemos ha señalado que demuestra que los militantes socialistas "no están preparados para tomar decisiones importantes" y que contrasta con lo "nuevo y lo viejo" de la política.