go tubo vodka wodka
Tres jóvenes beben Go Wodka ARCHIVO

¿Alcohol en un tubo? Quizá haya nacido la alternativa al botellón. La marca austriaca GO ha empezado a comercializar desde hace unos meses el llamado Go Wodka (en inglés), un tubo de 190 mililitros que mezcla la famosa bebida alcohólica con distintos sabores como la fresa, el limón o la manzana y que está siendo la nueva sensación entre los jóvenes de Austria y Alemania, únicos países donde está disponible el nuevo invento.

El Go Wodka solo se comercializa, de momento, en Alemania y Austria

El tubo Go cuenta con siete variantes y, como mucho, solo tiene un 10 por ciento de alcohol. Su éxito se explica por su reducido tamaño, ya que cabe incluso en un pequeño bolsillo, y por la novedosa estética del recipiente que imita, en su forma, a un tubo de pasta de dientes.

El hecho de no ser de cristal y el no parecerse a una botella hace, además, que sus usuarios simulen estar tomando otra bebida en vez de alcohol ya estén en una discoteca, en un parque o en la calle. Las famosas petacas ya 'tienen algo de envidia'.

Los responsables del producto lo califican de "moderno", "elegante", "nuevo" o "atrevido" y aseguran que sus consumidores son personas que "marcan tendencias y no se intimidan por lo desconocido".