El eurodiputado Steven Woolfe, favorito a liderar el Partido de la Independencia del Reino Unido (UKIP), ha sido hospitalizado tras un altercado ocurrido en una reunión del partido, informó este lunes el líder en funciones de la formación, Nigel Farage.

Steven Woolfe se desmayó y fue llevado al hospital. Su estado es graveWoolfe, eventual sustituto del líder de UKIP, Diane James, tuvo que ser trasladado a un hospital de la ciudad francesa de Estrasburgo, donde se produjo el incidente —agregó Farage— que se ha hecho cargo del eurófobo y antiinmigración UKIP hasta la designación del nuevo líder.

Todo apunta a que Woolfe y su companero de partido Mike Hookem mantuvieron una disputa durante la reunión del grupo parlamentario.Intercambiaron varios golpes, tras los cuales "se cree que Steven se golpeó la cabeza contra una estructura —una ventana o una pared— pero se levantó", dijeron a la 'BBC' fuentes cercanas al partido.

Tras esto, según informa 'The guardian', el favorito a liderar el Ukip habría sufrido "dos ataques epilépticos" y tenía adormecida la parte izquierada de su cuerpo, lo que le hizo perder el conocimiento.

El eurodiputado ya está consciente y reacciona bien al tratamiento. Desde el hospital, el propio Woolfe afirmó que la tomografía que le sacaron los médicos no muestra ningún coágulo de sangre y que se siente mejor.

"En este momento me siento mejor, más feliz y sonriente como siempre. Como medida de precaución, me dejan (en el hospital) toda la noche a la espera de unas segundas pruebas para asegurar que todo está bien", señaló mediante una nota el político, de 49 años.

Profunda crisis del partido

La formación, que tiene un solo diputado en la Cámara de los Comunes y 22 miembros en el Parlamento europeo, está sumida en una profunda crisis después de que Diane James renunciase este miércoles después de apenas 18 días en el cargo.

James, que continuará como eurodiputada con el partido, alegó motivos "personales y profesionales" e indicó que no se le había dado "suficiente autoridad" para introducir los cambios que deseaba en la formación, tercera del Reino Unido en número de votos.

El UKIP hizo una fuerte campaña de cara al referéndum del pasado 23 de junio para la salida o permanencia del Reino Unido en la Unión Europea (UE).

Tras la victoria del brexit —la retirada de la UE—, Farage decidió presentar su dimisión por considerar que había cumplido su objetivo de que se votase por "divorcio" de Bruselas. Sin embargo, Farage debió hacerse cargo ayer de la formación tras la repentina dimisión de James.