A veces los famosos se abren más de la cuenta durante sus entrevistas en televisión y es algo que resulta sencillamente genial. Algo así pasó con el cantante Robbie Williams en el The Graham Norton Show, de la BBC One.

El cantante compartía sillón de invitados con los intérpretes Anna Kendrick , Justin Timberlake y Daniel Radcliffe cuando el presentador les hizo una pregunta: ¿Qué es lo más raro que os ha dado un fan?

A lo que inmediatamente el cantante respondió: "herpes". Aquello horrorizó a Justin Timberlake que, bromeando, intentó abandonar el plató en ese momento, para darse la vuelta poco después a tiempo de oír la historia de Williams.

El ex de Take That contó, aunque exclamó "¡no puedo creer que esté contando esto!", que en una ocasión estaba durmiendo en un castillo que habían alquilado para los ensayos de una gira cuando notó que había alguien en su habitación.

"Estaba cansado y entre sueños pensé que sería alguien del servicio de limpieza", explicaba. Pero al abrir los ojos "vi a una mujer, que podría tener cualquier edad entre 28 y 58 años, a los pies de mi cama".

"Ella me dijo: ¿todo bien? y yo le dije 'todo bien'", narraba el cantante, con su público, tanto presentador como los actores, completamente entregados, entre horrorizados y curiosos.

"Miró mis calzoncillos y preguntó ¿Calvin Klein? Calvin Klein, respondí yo". Y poco después la mujer simplemente le dijo: "¿tienes un morning glory?". Se trata de una expresión anglosajona que significa tener una erección matutina.

"Y me dijo: 'la haré desaparecer'... yo era realmente joven, así que cerré los ojos y le dejé hacer". "Ella hizo su trabajo y después siguió su camino feliz".

Después el cantante contó que supo por la dueña del castillo que aquella mañana no había nadie del servicio de limpieza, por lo que Williams dedujo que era una señora que simplemente pasaba por allí. "Os daré la dirección del casillo", acabó la anécdota el cantante.