Más locales históricos cierran en Barcelona por la renta antigua

Imagen del exterior del restaurante Can Manel, en el Passeig Joan de Borbó de Barcelona.
Imagen del exterior del restaurante Can Manel, en el Passeig Joan de Borbó de Barcelona.
Quonia

A la subida de los precios de alquiler que experimenta Barcelona a pasos agigantados, un 8% en lo que llevamos de año según los expertos, se une la revisión de las rentas antiguas tras la entrada en vigor de la ley de arrendamientos urbanos (LAU) a finales de 2014, por las que hasta ahora se regían muchos locales emblemáticos que, paulatinamente, van echando el cierre.

Los últimos en bajar la persiana son el histórico restaurante Can Manel de la Barceloneta, de 1870 –cuyo local lo ha adquirido una socimi catalana– y el local que alberga desde hace seis años el Museu del Mamut (los bajos de un palacete de la calle Montcada) que cerrará definitivamente sus puertas el 25 de octubre por no poder asumir los 5.000 euros de alquiler.

En el Museo del Mamut, la falta de público y el encarecimiento del arrendamiento ha llevado al cierre al museo, que expone la osamenta de un mamut, los huesos de un oso cavernario y un rinoceronte lanudo y la cornamenta de un alce del pleistoceno.

En el caso de Can Manel, los propietarios (la cuarta generación de la familia Domènech) entregarán las llaves del local que vendieron en mayo el próximo 28 de octubre, traspasando de esta forma las licencias del restaurante y de la terraza a los nuevos propietarios. La venta del inmueble del passeig Joan de Borbó a la sociedad Quonia se ha cerrado por una cantidad de 825.000 euros.

Con la pérdida de este restaurante, solo unos pocos locales históricos resisten la colonización de la zona por parte de tiendas de souvenirs o de comida rápida:La Mar Salada, El Suquet de l’Almirall o El Rey de la Gamba son algunos.

Vulgarización de la Barceloneta

Desde el Observatori Econòmic Eixos alertan de la progresiva «vulgarización» de los comercios de la Barceloneta, donde se han instalado un número creciente de bazares, situando al barrio, con un 25,6%, por encima de la media de otras zonas de la ciudad en este tipo de establecimientos (uno de cada cuatro locales son bazares).

Desde 2014, Barcelona ha perdido lugares históricos como las librerías Catalònia y Canuda, el Palacio del Juguete, ElIndio, la Camisería Deulofeu, Vinçon o la Juguetería Monforte. Otras se han salvado in extremis, como El Ingenio o el Colmado Quílez.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento