La preocupación por la falta del Gobierno se duplica y la política inquieta ya más que la crisis

  • La ausencia de Ejecutivo pasa del 6,4% al 11,6% en dos meses, según el barómetro de septiembre del CIS.
  • Los políticos y los partidos en general son ya el tercer problema para los españoles, por delante incluso de los problemas económicos.
  • El paro sigue siendo la principal preocupación y la corrupción, la segunda.
Mariano Rajoy, gesticulando en la primera sesión del debate de investidura.
Mariano Rajoy, gesticulando en la primera sesión del debate de investidura.
EFE
Los políticos y los partidos en general son ya el tercer problema para los españoles, por delante incluso de los problemas económicos, según el barómetro de septiembre del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), que acaba de publicarse. La encuesta indica que el paro sigue siendo la principal preocupación (71,6%) y la corrupción y el fraude son el segundo problema (36,6%), seguidos de la política, que ha aumentado 10 puntos (29,3)% y los problemas de índole económica (23,7%).

Los políticos y los partidos en general son ya el tercer problema para los españoles, por delante incluso de los problemas económicos, según el barómetro de septiembre del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), que acaba de publicarse. La encuesta indica que el paro sigue siendo la principal preocupación (71,6%) y la corrupción y el fraude son el segundo problema (36,6%), seguidos de la política, que ha aumentado 10 puntos (29,3)% y los problemas de índole económica (23,7%).

La falta de Gobierno casi se duplica y se convierte en el quinto problema que más preocupa a los españoles, al pasar del 6,4% al 11,6%. Así lo indica la encuesta, realizada entre el 3 y el 12 de septiembre, tras la investidura fallida de Mariano Rajoy. La ausencia de Ejecutivo se colocó en marzo entre los diez principales problemas del país según el CIS en el mes de marzo, pero es la primera vez que se coloca entre los cinco primeros.

Para los españoles, el paro seguía siendo el primer problema de España, pero su porcentaje cae hasta el 71,6%, una cifra que no se veía en los últimos siete años. Dos meses antes, en julio, la preocupación por el desempleo estaba en el 75,6% y un año antes, en primavera de 2015, rondaba el 80%. Como segundo problema del país a juicio de los españoles sigue figurando la corrupción y el fraude, pero la inquietud es menor que en barómetros anteriores representando un 36.6% de las menciones frente al 43,4% e julio o el 50,8% de abril de 2015.

Tras los cinco problemas principales citados se sitúan otros, como la sanidad, citada por el 11,2%, la educación (10,9%) y los problemas de índole social (8,5%). Por contra, la independencia de Cataluña sólo aparece en el 0,3% de las respuestas.

Según el barómetro sube considerablemente, además, la percepción pesimista de los ciudadanos sobre la situación política: el 87,1%, diez puntos por encima de la encuesta anterior. Y no son tampoco optimistas sobre el futuro: sólo el 15,4% creen que mejorará, un punto menos que en la anterior encuesta.

En cuanto a la situación económica, sigue siendo una mayoría la que considera que es mala o muy mala, el 64,7%; y sólo augura que mejore en un año el 17,2%. La percepción, no obstante, es mejor en el plano personal, aunque tampoco es del todo optimista. Casi la mitad, el 48,9%, califica de regular su situación económica personal, aunque son más (el 35,5%) los que la consideran buena o muy buena que los que la califican de mala o muy mala (15%).

En un año, el 62,3% de los encuestados no espera cambios en su situación económica personal, mientras que el 17,7% esperan que mejore y un 7,5% cree que empeorará.

Pesimismo entre los desempleados

Entre quienes trabajan impera el optimismo porque una gran mayoría (77,7%) ven poco o nada probable perder su empleo en el próximo año, frente a un 12,5% que lo consideran muy o bastante probable. Y entre los desempleados es mayor el pesimismo pues más de la mitad (51,3%) ve poco o nada probable conseguir un trabajo en los próximos doce meses, frente a un 39,9% que sí espera lograrlo, porque lo ve muy o bastante probable.

El barómetro del CIS pregunta una vez más a los encuestados sobre el modelo de estado. Siguen siendo mayoría los que defienden el esquema autonómico actual (36,8%), por delante de quienes apuestan por un sistema que dé más capacidad de autogobierno (13,4%). El 16,6% aboga por que el Estado tenga un gobierno central sin autonomías, mientras que el 9,8% se inclina por reconocer a las comunidades la posibilidad de ser independientes.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento