Obras en el colegio Antonio Fontán
Obras en ejecución en el colegio Antonio Fontán de Montecarmelo, en el distrito de Fuencarral. JORGE PARÍS

El arranque del curso escolar 2016/2017 está resultando complicado para miles de alumnos en la Comunidad de Madrid. Al menos veinticinco colegios e institutos tienen aún obras pendientes que debían haber concluido para el inicio de curso (8 de septiembre en colegios y el 12 en institutos) como consecuencia de los retrasos en su ejecución, según han denunciado a 20minutos sindicatos educativos y asociaciones de padres.

En algunos casos se trata de nuevas construcciones de infraestructuras y en otros de trabajos menores como reforma de aseos, pintura de paredes y techos o renovación del sistema eléctrico. Las reformas estructurales en los colegios públicos de la región corresponden al Gobierno autonómico, mientras que los ayuntamientos —propietarios de los inmuebles— son responsables de su mantenimiento y vigilancia. Los institutos, por su parte, son responsabilidad por completo de Educación.

"El desarrollo normal de las clases dista mucho de ser el adecuado; los alumnos están conviviendo con obras, maquinaria, polvo, ruidos...", señalan desde el AMPA del Blas de Lezo Los casos más llamativos son los de colegios cuyas actuaciones no tiene previsto el Ejecutivo regional que terminen hasta finales de año o principio de 2017. Se trata de los CEIP Blas de Lezo (Fuencarral, Madrid), José de Echegaray (Vallecas, Madrid), El Bercial (Getafe), Emperador Carlos V (Getafe), Cortes de Cádiz (Hortaleza, Madrid) y de los IES José García Nieto (Las Rozas) y Rafael Frühbech (Leganés). Los trabajos se centran fundamentalmente en la ampliación de aulas y la construcción de un nuevo gimnasio en el caso del instituto de Leganés.

"Se tendría que haber terminado en septiembre, y a día de hoy, el edificio ofrece un panorama desolador: se ha levantado la estructura, pero no hay ni paredes, ni suelos; el terreno donde debería estar terminada la pista deportiva, está únicamente allanado, pero aún en tierra", señalan desde el AMPA del Blas de Lezo, que aseguran que esta situación está afectando directamente a los alumnos de este colegio de Las Tablas: "El desarrollo normal de las clases dista mucho de ser el adecuado; los alumnos están conviviendo con obras, maquinaria, polvo, ruidos... Además, los espacios con los que actualmente contamos se han visto reducidos de tamaño: el comedor ha sido dividido a la mitad para construir 3 aulas provisionales".

En otros centros como el CEIP Antonio Fontán (Fuencarral, Madrid), Constitución 1812 (Leganés), Agustín de Argüelles (Alcorcón), Chaves Nogales (Alcorcón) o el IES Juan Ramón Jiménez (Villaverde, Madrid) acabarán los trabajos este mes de octubre. "Hay una falta de previsión absoluta por parte de la administración. En siete años con el colegio esta es la tercera ampliación y en todas hemos sufrido retrasos. Los centros deberían licitarse con al menos un año de antelación. Además, tenemos pendiente la ampliación de las pistas deportivas", sostiene Cesar López, vicepresidente del AMPA del Antonio Fontán de Montecarmelo, quien denuncia la fórmula utilizada por la Comunidad de Madrid para la construcción de infraestructuras educativas: "La construcción por fases no tiene sentido. Es mucha más cara y perjudica a toda la comunidad educativa".

"Es increíble que el curso esté en marcha y haya obras sin acabar", opina Isabel Galvín, responsable de Educación del sindicato CC OO en Madrid. "Los centros tienen muchas deficiencias porque la red pública está muy envejecida. Los años de recortes han hecho mella y falta inversión por parte de los ayuntamientos y la consejería", concluye.

La escolarización, garantizada

Desde la Consejería de Educación destacan que este hecho no ha impedido el comienzo del curso a los alumnos y que se ha facilitado con antelación a las familias información sobre la marcha de los trabajos. "Ninguna de estas obras han impedido que los alumnos de estos centros hayan sido escolarizados con normalidad y asistido a clases en sus aulas desde el primer día del inicio de este curso 2016/17", afirman desde Educación. "Los posibles retrasos, en cualquier caso, recaen en las empresas constructoras adjudicatarias", añaden las mismas fuentes, que citan como ejemplos claros la situación del IES García Nieto y del CEIP El Bercial, donde los problemas financieros de las constructoras han provocado que las obras no concluyan hasta finales de año. La Comunidad ha aumentado este año un 11% su inversión en infraestructuras educativas.

Pequeños trabajos

De menor entidad son los trabajos sin acabar que tiene el Consistorio, que este verano ha realizado inversiones en más de 200 centros por valor de unos 15 millones de euros. Son actuaciones relacionadas con la mejora de la instalación eléctrica, el acondicionamiento del patio o la colocación de puertas o rejas. En total, 13 colegios siguen con obras pendientes de ejecución o que se encuentran en una fase no muy avanzada, según datos municipales. 

Se trata de los CEIP Adolfo Suárez, Dionisio Ridruejo, Ramón Pérez de Ayala, Virgen del Cortijo (Hortaleza), Carmen Laforet, Los Almendros, Severo Ochoa (Vicálvaro), Gonzalo de Berceo, San Ignacio de Loyola (Carabanchel), Fundación Goyeneche, República de Chile (San Blas), Ignacio Zuloaga (Tetuán) y El Greco (Villaverde). Por otro lado, hay otros 28 centros escolares a los que le faltan pequeños retoques, pero cuyas intervenciones están ejecutadas en algunos casos al 98%.

Consulta aquí más noticias de Madrid.