Cabanyal
Imagen del barrio del Cabanyal. Manuel Bruque / EFE

El cambio de color político del Gobierno local supuso la paralización y anulación del plan que preveía la ampliación de la avenida Blasco Ibáñez hasta el mar. El proyecto, defendido con uñas y dientes por la exalcaldesa Rita Barberá, suponía el derribo de un millar de viviendas y la división física del Cabanyal, un barrio que vio multiplicarse la degradación material y social en sus calles y edificios durante más de dos décadas fruto del bloqueo de este macroproyecto, que encontró una importante contestación social.

Más de un año después de que Joan Ribó accediera a la Alcaldía, colectivos vecinales han comenzado a exigir resultados en la rehabilitación del barrio, una reclamación que ha recibido este lunes un espaldarazo con la aprobación de los fondos europeos. En concreto, son 15 millones de euros de los fondos Feder, la misma cantidad que aportará el Consistorio. En total, 30 millones de euros para desarrollar 11 líneas de actuación en diferentes ámbitos (urbanismo, empleo, comercio, atención social...) dentro de un plan integral.

El propio Ribó ha celebrado, al anunciar la concesión de las ayudas europeas, el "ambicioso" proyecto que, en su opinión, supondrá "mejorar la calidad de vida de un barrio cuya historia desde hace 24 años era un proceso de destrucción planificada", en alusión al plan anterior. Su aprobación, añadió, conllevará "el paso definitivo para que pase a un proceso de revitalización, de dinamización comercial y económica, de regeneración urbanística y, además, contando de una forma decidida con la protección de las familias" del barrio, a las que irán destinados el 10% del total de los fondos. "Queremos que El Cabanyal sea un barrio muy digno donde se pueda vivir a gusto, en una ciudad que levanta cabeza", afirmó el alcalde.

Las 11 líneas de actuación incluidas en la propuesta tienen en cuenta esta visión transversal y son fruto de un proceso participativo coordinado por el Ayuntamiento en el que las aportaciones de los vecinos han sido recogidas. El portavoz municipal y responsable del área de Innovación, Jordi Peris, mencionó expresamente al colectivo vecinal, al que agradeció "su paciencia, que esperamos que a partit de ahora se vea recompensada", manifestó.

Las 11 actuaciones aprobadas

Por orden de inversión, de mayor a menor, son: 1. Movilidad urbana sostenible para priorizar a peatones, ciclistas y transporte público. 2. Mejora y rehabilitación del medio ambiente urbano. 3. Regeneración física, económica y social del barrio. 4. Apoyo integral a las familias. 5. Mejora de la eficiencia energética y uso de energías renovables. 6. Acceso a las nuevas tecnologías. 7. Protección y fomento del patrimonio cultural. 8. Revitalización mediante infraestructuras y programas culturales. 9. Acceso a la vivienda. 10. Reactivación comercial. 11. Integración sociolaboral.

Proyectos concretos

Se incluyen la restauración del Matadero y de la Casa dels Bous, un borde peatonal en Serrería, una instalación deportiva en Doctor Lluch, actuaciones en la calle San Pedro y su entorno y la construcción de equipamientos comerciales en la "zona cero".

Tras la publicación este lunes en el Boletín Oficial del Estado (BOE) de la aprobación de estos proyectos, se ha abierto un periodo de 10 días para alegaciones y una posterior negociación con el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas para concretar las actuaciones. Su ejecución comenzará en 2017 y, a partir de entonces, se iniciará un plazo de cinco años  en los que el Gobierno local aportará 3 millones de euros por ejercicio hasta completar los 15 millones de euros comprometidos.

Consulta aquí más noticias de Valencia.