La delegada de Educación en Málaga, Patricia Alba, ha destacado que "la dirección del centro ha actuado con la máxima diligencia, ayudando y colaborando con las labores de los técnicos que han determinado que la causa de las molestias de estos niños no procede ni del comedor ni del agua".

Alba ha recordado en un comunicado que los hechos tuvieron lugar el pasado 23 de septiembre y que, a día de hoy, los alumnos están "incorporados a sus respectivas aulas con total y absoluta normalidad". De hecho, ha añadido, no se ha observado una especial incidencia de las molestias entre el alumnado usuario del servicio de comedor escolar.

La delegada, finalmente, ha recomendado "cautela en todas las informaciones que pudieran afectar a menores para no crear alarmas sociales innecesarias".

Consulta aquí más noticias de Málaga.