La mujer, investigada como presunta autora de un delito contra la Administración de Justicia por simulación de delito, acudió el pasado 1 de octubre al acuartelamiento de la Guardia Civil de Salobreña a denunciar que su expareja la había llamado por teléfono para que se hiciera cargo de su hijo porque había matado a una persona.

La denunciante narró a los agentes que poseía una grabación en la que suex pareja reconocía haber atropellado deliberadamente en varias ocasiones a una persona con la que había discutido en la localidad de Restábal; que el cadáver lo había metido después en el maletero de su coche y se había deshecho de él arrojándolo al pantano de Rules.

Al investigar los hechos, la Guardia Civil ha comprobado que lo denunciado era falso y que la investigada, como ha reconocido posteriormente, pretendía llamar la atención de su expareja.

Consulta aquí más noticias de Granada.