La sentencia emitida del Juzgado de lo Penal número 5 de Almería, dictada de conformidad y consultada por Europa Press, impone a la acusada tres años y seis meses de prisión por los hechos así como el pago de 12.240 euros por las joyas y demás efectos que no pudieron ser recuperados.

Los hechos tuvieron lugar en agosto de 2013, cuando la acusada se personó en la vivienda de la víctima, a la que había conocido días antes en la playa. Así, con el "propósito de obtener un enriquecimiento ilícito", echó en la taza de café que estaba tomando la víctima una sustancia "no determinada" que adormeció a la propietaria de la casa.

Fue en ese momento cuando la acusada aprovechó para hacerse de varios efectos, como 150 euros en metálico, un pasaporte, una tarjeta bancaria y dos relojes de oro blanco de firmas exclusivas, así como seis anillos, pendientes y collares de diamantes, zafiros y rubíes.

La víctima despertó posteriormente sin sufrir daños físicos derivados del consumo de la sustancia que hizo que se durmiera. No obstante, no pudo recuperar las joyas ni el dinero que le fueron sustraídos por la acusada, a quien le consta antecedentes penales y sobre quien se emitió una orden de búsqueda y captura después de que no se presentara a juicio por primera vez en noviembre del pasado año.

El juez Manuel José Rey rechaza además a suspensión de la pena a la condenada, quien ya cumple prisión por otra causa en el centro penitenciario de Albolote (Granada). Contra el fallo cabe recurso de reforma y subsidiario de apelación ante la Audiencia Provincial de Almería.

Consulta aquí más noticias de Almería.