Uno de los importadores de productos españoles más destacados de la República Checa, la empresa BMC Brno, desarrolló la semana pasada una misión comercial en la que trajo a la Región a 25 de sus clientes más relevantes. Esta visita es consecuencia directa de las acciones de promoción del sector del vino regional que está desarrollando la agencia de desarrollo

El objetivo de esta visita, en cuya organización colaboró el Instituto de Fomento (Info), era dar a conocer los vinos de la Región a sus clientes, entre los que se encontraban representantes de cadenas de supermercados, hoteles, restaurantes, vinotecas o tiendas.

Además, en términos cualitativos, apunta, "los vinos gozan de muy buena fama por su elevada calidad y se han consolidado en mercados tan relevantes como los de Estados Unidos, Reino Unido, Canadá, Alemania o Japón".

En el caso de BMC Brno, esta visita es consecuencia directa de las acciones de promoción del sector del vino regional que el Info lleva realizando desde hace varios años en la República Checa.

El año pasado, la agencia de desarrollo regional puso en marcha una misión comercial directa para que las bodegas de la Región llevasen sus productos al país del Este y se reuniesen con importadores, agentes comerciales y representantes, además de participar en la primera edición de la Wine Prague, la Feria del Vino de Praga, y de llevar a cabo una campaña en medios de comunicación de ese país.

El contacto comercial con este importador se produjo precisamente en la Wine Prague, donde participaron una decena

de bodegas de las tres denominaciones de origen de la Región, Bullas, Yecla y Jumilla.

"Les gustaron los vinos de la Región que ahora han decidido traer directamente a sus clientes para que conozcan de forma directa los cultivos, los procesos de producción y las bodegas con el objetivo de abrir un hueco en este mercado", subraya el director del Info.

A lo largo de los tres días que duró la visita, la delegación checa visitó algunas de las bodegas de las tres denominaciones de la Región, así como una bodega del Campo de Cartagena, con Indicación Geográfica Protegida, y una empresa de jamones.

En este sentido, además, el importador mostró especial interés en los vinos de alta gama para un proyecto de venta 'on-line' que está desarrollando.

Las exportaciones de vino a la República Checa alcanzaron el año pasado los 200.000 euros, aunque este mercado ofrece un elevado potencial debido, entre otras razones, al progresivo aumento del consumo, que supera los 20 litros per cápita, y a la búsqueda de productos gourmet y de calidad.

Consulta aquí más noticias de Murcia.