Miriam Alonso, empujada al metro
Miriam Alonso durante el juicio. COMUNIDAD DE MADRID

Miriam Alonso, la joven de 21 años que fue arrojada a las vías del Metro de Madrid en 2005 por Jorge Ramos Vázquez, se mostró hoy decepcionada por la condena impuesta a su agresor, que deberá cumplir 11 años de internamiento en un centro psiquiátrico penitenciario.

Miriam sufre trastorno de estrés postraumático

A su juicio, este fallo judicial supone que en España "no hay justicia" pues ella estará condenada "para siempre" por las secuelas del accidente, mientras que al culpable le han impuesto una condena que, a juicio de la joven, es insuficiente.

A consecuencia de la agresión que sufrió Miriam en la estación de metro de Carabanchel en 2005, la joven padece un trastorno de estrés postraumático y una dismetría en la cadena que le provoca una alteración parcial de tipo sexual y un futuro trastorno si se queda embarazada. Además, su madre sufre un trastorno desadaptativo derivado del cuidado de su hija.

Le absuelve del delito

La Audiencia Provincial de Madrid, según la sentencia que se dio a conocer hoy, condenó al agresor de Miriam Alonso a 11 años de internamiento en un centro psiquiátrico penitenciario, aunque le absuelve del delito de intento de asesinato.